POLICIA INVESTIGACIÓN

La autopsia reveló que Anahí no fue enterrada viva

Fuentes de la investigación desmintieron las declaraciones del abogado del único detenido que había afirmado que la joven "tenía pérdida de conocimiento, pero no había fallecido antes" de ser enterrada.

Anahí Benítez tenía 16 años.
Anahí Benítez tenía 16 años. Foto:Cedoc

La hipótesis de que Anahí había sido enterrada con vida fue impulsada en la mañana del miércoles por el abogado de Marcos Bazán, único detenido por el crimen de la adolescente. Sin embargo, la información fue refutada por fuentes de la investigación, que confirmaron que la autopsia determinó que la joven estaba muerta cuando fue enterrada.

Según explicaron los peritos a C5N, el letrado habría malinterpretado los resultados de los estudios que indicaban que la joven tenía "tierra en la lengua". "Esto sugiere que ha estado con la boca entreabierta al momento de su sepultamiento", indicaron y agregaron que, de haber sido enterrada con vida, presentaría restos de tierra en los pulmones.

Esta mañana, el abogado Lucio de la Rosa, había deslizado esta versión al afirmar que "lo que dice la autopsia es que recibió algunos golpes, que perdió la consciencia. Habla de una serie de punzadas que tienen dos centímetros de profundidad. Además, señala que la muerte se pudo haber producido por asfixia, es decir que cuando la enterraron tenía pérdida de conocimiento, pero no que había fallecido antes".

La versión fue rápidamente desmentida por los peritos, que todavía intentan determinar con precisión cómo fue asesinada Anahí.

Marcos Esteban Bazán, es la única persona que sigue detenida por el crimen de Benítez. El martes pasado se declaró "inocente" y dijo no conocer a la adolescente asesinada, al ser indagado en la UFI Especializada en Violencia de Género de Lomas de Zamora.

Bazán vive en una casilla situada a 300 metros del lugar donde fue encontrado el cadáver de la adolescente y, de acuerdo a la investigación, la joven habría hecho una descripción del lugar en su diario íntimo.

En ese lugar encontraron además sangre, pelos y ropa de mujer que están siendo peritados para esclarecer si pertenecieron o no a la joven. Los hallazgos tuvieron lugar gracias a un perro policía perteneciente a la Municipalidad de Escobar, que fue cedido para colaborar en la búsqueda de Anahí.