POLICIA CLAVE DEL CASO

La Ford Ranger roja, en la mira de todos

Otra punta de la investigación por el robo a Marcelo Longobardi es la misteriosa camioneta roja que siguió al periodista hasta Barrio Parque desde su paso por el local de Nespresso de Montevideo y Quintana, y el Hotel Four Seasons de la calle Posadas.

Se trata de una Ford Ranger, posiblemente modelo Powerstroke 3.0, año 2008, según se desprende del expediente. La aparición de este vehículo arrojó más dudas sobre el móvil del asalto al conductor de radio Mitre. “Ver los videos de la camioneta siguiéndome fue escalofriante”, contó Longobardi a PERFIL, y descree del robo como móvil del ataque que sufrió: “Yo no tengo un Rolex, y además me explicaron que este tipo de bandas no usa una camioneta de apoyo”.

La Policía Federal detectó la Ford Ranger tras el análisis de unas 400 cámaras de seguridad y ahora busca encontrar a sus tripulantes mediante el entrecruzamiento de llamadas, debido a que el dominio de la camioneta no se logra ver en las imágenes. “Vamos a buscar en las celdas donde se movió Longobardi para detectar qué otros celulares entraron”, explicó una fuente de la pesquisa a PERFIL.

“Estas bandas son sofisticadas. Los relojes que roban son muy costosos”, argumenta un investigador sobre la aparición del vehículo. Sin embargo, Marcelo Trimarchi, abogado de dos implicados en la causa, lo desmiente: “Lo de la camioneta no es normal”.

“El uso de un vehículo lento como una camioneta en este tipo de delitos no tiene sentido porque buscan velocidad en el escape. Generalmente son utilizadas para hacer inteligencia”, señala el ex jefe de la Metropolitana, Eugenio Burzaco. “También es extraño que le hayan intervenido el teléfono”, dice Burzaco. Poco después del robo, mediante la app de rastreo de su teléfono, “Buscá tu iPhone”, Longobardi descubrió que en las últimas semanas un usuario había estado siguiendo y geolocalizando su celular.



Cecilia Di Lodovico