POLICIA LAS PRIMERAS HORAS DETENIDO

Lastimado y angustiado, Lanatta preguntó por su hermano y Schillaci

"Está cansado, agobiado y estresado", según expresó su abogada. Hasta que no esté en óptimas condiciones físicas no declarará.

Foto:Aballay

Tras trece días de escape, luego de la fuga del penal de General Alvear, Martín Lanatta fue capturado y ya se encuentra alojado en el penal federal de Ezeiza. Su defensora, Elizabeth Gasaro -quién recién ayer comenzó a cumplir ese rol pero ya asesoraba a Schillaci- contó que en el día de ayer estuvo junto a él y en compañía del juez Sergio Torres, quién le expresó su "preocupación por el estado de salud" del detenido.

Gasaro explicó que en encuentro fue muy corto, "de aproximadamente un minuto" porque lo que se priorizó en esa charla fue "el estado humanitario y de salud" de Lanatta.

En tanto, aseguró que si bien no recuerda cuántas son, su defendido enfrenta varias imputaciones judiciales. Por eso, en los próximos días hará las presentaciones correspondientes en las distintas jurisdicciones, según consignó la agencia DyN.

Además, insistió con que el escape de los tres condenados del penal de General Alvear "no fue una fuga", y ratificó que tanto los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci como sus familiares estaban "amenazados de muerte". 

Por su parte, Humberto Próspero, también letrado de Lanatta, aseguró que durante el poco tiempo en el que pudo hablar con su defendido "preguntó por su familia, por su hermano, y por Víctor Schillaci". Se lo vio "preocupado" y con intención de saber "si había novedades".

El abogado, que defiende a los Lanatta desde el pasado mes de noviembre, contó en una entrevista con radio Mitre que él le hubiera aconsejado a los condenados "que no se fugasen" y que dialogará con Martín “si está en las condiciones psicofísicas adecuadas y los medicos lo autorizan”.

Próspero sostuvo que la intención es “que se recupere para que nos explique qué pasó". Mientras tanto, su hermano Cristian y Victor Schillaci continúan prófugos y desde las fuerzas policiales se sospecha que podrían encontrarse cerca de Entre Ríos. A dos semanas de la fuga, la cacería continúa.



Redacción de Perfil.com