POLICIA CURIOSO CASO EN RETIRO

Le dio una paliza a un supuesto ladrón con el guiño de un policía

Bocinazos, ruido de motores y el murmullo permanente de las calles porteñas dificultaron distinguir las palabras que se dedicaban dos hombres en una vereda céntrica de Retiro. Pero el inequívoco lenguaje corporal hablaba de una discusión subida de tono. El de pelo canoso reprochaba algo a un interlocutor que no pasaba los 25 años. Fue el inicio de una secuencia que terminaría con un curioso accionar policial.

El cuadro llamó la atención de un fotógrafo de PERFIL. Sobre todo cuando el más joven –decidido a terminar la discusión–, se largó a correr. No llegó lejos: un policía lo frenó y aterrizó de cabeza en el porche del edificio de Paraguay 630, en jurisdicción de la Comisaría 15ª. Dos patadas de zapato azul precedieron la llegada del hombre canoso, un comerciante de la zona asaltado. El presunto punga ahora estaba acorralado e indefenso y fue golpeado por el comerciante frente al policía. Algunos transeúntes curiosos, otros preocupados, se detuvieron a observar el episodio. Con un gesto simpático, el efectivo los tranquilizó: “No pasa nada”, dijo mientras agitaba la mano. Luego, dejó ir al supuesto ladrón. Quizá pensó que ya había aprendido la lección.



Cecilia Di Lodovico