POLICIA MASACRE HURLINGHAM

Qué dice el mensaje de Facebook que habría desatado la ira de Loscalzo

Romina Maguna, la primera víctima y pareja de Diego Loscalzo, había publicado un mensaje para el difunto padre biológico de sus hijos, horas antes de ser asesinada por su novio.

Caso Loscalzo.
Caso Loscalzo. Foto:Cedoc

Un mensaje de Facebook. Esa es una de las hipótesis que manejan los investigadores de la masacre de Hurlingham como disparador de la ira de Diego Loscalzo, el autor del séxtuple crimen que, dicen, se desató por un escrito que su mujer, Romina Maguna, publicó en la red social para recordar el amor que sentía por el padre de sus dos hijos, asesinado hace diez años.

Según trascendió, uno de los investigadores le reveló a la agencia Télam que algunos "tíos del nene de once años que salvó su vida porque le rogó al asesino declararon que, según el chico, Diego Loscalzo increpó a su mujer por ese mensaje de Facebook en el que recordaba a su papá".

Paula Hondeville, la fiscal a cargo de la investigación y los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Morón, creen que lo que motivó la discusión que terminó en la masacre fueron los celos que pudo haber sentido el asesino por ese mensaje.

Pero no fue solo Maguna la que recordó el padre biológico de sus hijos. Su madre y su hermana, también víctimas de Loscalzo, escribieron un mensaje a modo de homenaje para recordar al hombre en el aniversario de su muerte. "Pasarán y pasarán pero él es único. Lo amé y lo voy amar hasta que me vaya al lado de él, de mami y la Susi", escribió Juana Paiva, la suegra del asesino. "El cielo se ganó el ángel más amado en esta tierra y por eso dejó un poco de él en estos dos amores más hermosos que la vida y el piojo nos pudieron dar. Te amo hermana y nunca vas a estar sola vos y mis dos hijos del corazón. Los amo", escribió la cuñada.

“El Piojo”, como le decían al padre de los hijos de Romina, fue asesinado de un tiro en la cabeza en la esquina de la misma casa de William Morris (donde ocurrió la primera parte de la masacre). "El crimen de ese hombre no fue esclarecido nunca. Ahora vamos a pedir la causa para revisar las circunstancias de aquel hecho", señaló una fuente policial.

El mensaje. Romina Maguna escribió, horas antes de ser asesinada: "Cuántas sensaciones encontradas en ese momento. Sentí que se paraba el tiempo, que me faltaba el aire. Sólo cerré mis ojos y soñé por un momento que todo era mentira, que nada era verdad. Por un segundo sentí estar en tus brazos, escuché decirte 'Lechona, todo va estar bien'. Esas brisas que corrían eran tus caricias que me estremecían el alma, mi amor... Pero al abrir mis ojos sólo volví a la realidad, que sólo tenía los más hermosos recuerdos vividos, tan sólo el amor eterno que nos dimos y dos soles hermosos que iluminan mi vida, como vos lo hacías mi 'piojo'. Te amo y eso nunca va a cambiar. Siempre vas a vivir en mí".