POLICIA EL SECUESTRO RECORD DE LOS 2 MIL KILOS DE COCAINA

Los narcos mexicanos de Puerto Madero estaban viviendo en Argentina desde 2014

Rodrigo Naged Ramírez y Max Rodríguez Córdova alquilaron un departamento en uno de los barrios más exclusivos de la ciudad de Buenos Aires. Uno de ellos obtuvo el DNI.

CONTRABANDO. La cocaína estaba oculta en bobinas de acero. En Bahía Blanca secuestraron unos 2 mil kilos.
CONTRABANDO. La cocaína estaba oculta en bobinas de acero. En Bahía Blanca secuestraron unos 2 mil kilos. Foto:ministerio de seguridad de la nacion

Rodrigo Naged Ramirez nació hace 58 años en Colombia, pero su pasaporte es mexicano. Llegó a la Argentina en 2014 y se asentó en uno de los barrios más exclusivos de la Ciudad de Buenos Aires: Puerto Madero, donde alquiló un departamento amueblado en el segundo piso de un moderno edificio, ubicado a pocos metros de la Dársena Sur.

Naged Ramírez se presentaba como empresario constructor, pero fue detenido junto a otras 17 personas durante el operativo Bobinas Blancas, uno de los mayores secuestros de cocaína en la historia del país. Diez días antes, el mexicano había conseguido la residencia.

En Puerto Madero también vivía Max Rodríguez Córdova, nacido en la ciudad de Apatzingán, del estado de Michoacán, en México. Ambos “se movían con holgura económica”, indicaron fuentes de la causa a PERFIL. Córdova obtuvo la residencia mucho antes, tres años atrás, y ya contaba con DNI argentino. Los encargados de la investigación creen que Ramírez, Córdova, Gilbert Acevedo Villanueva y Jesús Madrigal Vargas, otros dos mexicanos detenidos en Bahía Blanca, habrían llegado al país con el único objetivo de enviar droga desde Argentina y México hacia España y Canadá, ocultos en rollos de acero de la empresa canadiense Can Trade Connections.

Si bien aún la causa no cuenta con pruebas que acrediten que los mexicanos pertenecían al cartel de Michoacán, la sospecha es grande, debido a que todos provienen de esa región vinculada, a la vez, al cartel de Sinaloa. Aunque no se descarta que podría tratarse de grupos atomizados que trabajarían de forma independiente.

El juez federal Adrián González Charvay, de Campana, comenzó a investigar la información que recibió la Policía Federal Argentina (PFA), comandada por Néstor Roncaglia, a principios de marzo sobre la existencia de una empresa subsidaria de Can Trade Connections que iba a ser utilizada, bajo la fachada del comercio exterior, para enviar la droga a Barcelona. Creen que la droga provino de Bolivia. Vía Chile, llegó a Mendoza, desde allí se trasladó a Bahía Blanca, donde finalmente se habrían acondicionado las enormes bobinas de acero, una maniobra que implica una “articulada cooperación internacional”, indicaron fuentes del caso. La ruta financiera de la operación narco será profundizada más adelante. Aún resta detener a cinco prófugos, argentinos y mexicanos, que serían parte de la organización también vinculados a actividades del comercio exterior.

Hasta el momento no aparecen involucrados funcionarios. Por el contrario, “la sofisticación del procedimiento de ocultamiento, ejecutada para eludir los controles, indicaría que no existiría ese tipo de complicidades”, señalaron, y agregaron: “El espesor del acero habría hecho imposible a los scanner detectar la droga”.

Las casi dos toneladas de cocaína secuestrada el último lunes por detectives de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la PFA en un galpón del Parque Industrial de Bahía Blanca representan el mayor cargamento secuestrado en los últimos 25 años, desde Café Blanco en Catamarca. Durante ese procedimiento se secuestraron, en 1995, 1.030 kilos de es droga ilícita.

En tanto, es la tercera vez que se registran operaciones de carteles mexicanos en el país. En 2008, con el triple crimen de General Rodríguez, se develó que Argentina era parte de la ruta de la efedrina.


La ruta de la droga

“El objetivo fundamental es la lucha contra el narcotráfico planteada por nuestro gobierno. Esta operación es de altísima importancia, porque demuestra que estamos atrás de cada una de las narcoorganizaciones que quieren operar ilegalmente en nuestro país”, destacó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, durante una conferencia de prensa realizada tras las detenciones. “Esta red criminal ya habría hecho exportaciones de droga en 2012 y 2013; la banda está compuesta por varias personas mexicanas ligadas a la zona de Michoacán”, indicó y advirtió: “Hay un cambio de mecanismos, esta droga habría cruzado de Chile hacia Argentina y a raíz de ello se realizó el primer allanamiento en la provincia de Mendoza, en Luján de Cuyo. Allí encontramos 500 kilos de cocaína en un depósito, ocultos en piedras”, explicó Bullrich.