POLICIA RUGBIERS DE MENDOZA

Violación grupal: las pruebas de ADN comprometen a dos de los acusados

Los rastros de semen en la ropa de la joven coinciden con dos de los cinco imputados. Las cartas y cruces entre la denunciante y familiares de los sospechosos.

Imputados
Imputados Foto:Gentileza Los Andes

El caso que a principio de mes conmocionó a Mendoza sigue creciendo. La denuncia por una violación grupal a una joven de 24 años en medio de una fiesta se ha transformado en una guerra de cartas a través de los medios locales. 

Según diario UNO, los análisis de ADN arrojaron resultados positivos con dos de los imputados en la causa, Sebastián Vanin e Ignacio Ceschín, mientras que dio negativo con los otros sindicados en el expediente que investiga el fiscal Hernán Ríos.

El martes pasado se realizaron las extracciones con los sospechosos para compararlas con dos rastros de semen que fueron hallados en prendas de ropa de la víctima, también jugadora de rugby.

Ceschín había declarado en la causa y admitió haber tenido relaciones sexuales con la joven, aunque aseguró que fueron consentidas y no se trató de un vejamen.

Ahora, a medida que pasan los días, las cartas entre querellantes y defensores por este escándalo pasaron a ser escritos personalizados en donde los contrapuntos son entre los imputados y sus familiares contra la joven

Esta semana, la denunciante se despachó con un duro texto en el que aseguró que le "robaron la dignidad" y que su vida se ha convertido en un "infierno" por culpa de personas de su entorno rugbista. Ante esta acusación, el primero que salió a contrarrestar los dichos de la joven es Pablo Filizzola, papá de Maximiliano, uno de los rugbiers acusados. 

"Solo sé que si hubo un damnificado, ese fue mi hijo y nuestra familia, cuyo daño no tiene solución posible. No soy poderoso, ni adinerado y menos influyente", sostuvo el papá el joven jugador de rugby. "Nuestra vida cambió para siempre. Todos sufrimos un escarnio público en cadena nacional, 24 horas al día. Cada mañana era leer notas en los diarios, en medios electrónicos, redes sociales o escuchar el nombre y ver la foto de mi hijo en cada reunión de más de dos personas con una sentencia emitida: culpable. Culpable de violación, de abuso, de ser un "nene bien", de familia acomodada, y aunque nada era cierto, la sociedad instaló esa fantasía imposible de borrar", disparó el padre del acusado.

El otro que decidió salir a responder la carta de la joven de 24 años fue Ezequiel Pelaia. "Nunca la noté inconsciente, ni siquiera borracha. No hice nada de lo que se me acusa", publicó en las redes sociales al momento de cargar contra el abogado querellante y aseguró que no es un "hijo del poder".

Lisandro Biffi, otro de los acusados e hijo del reconocido diputado mendocino de Cambiemos, César Biffi, también publicó una carta, diciendo que sólo espera "la verdad". "Los abogados de la denunciante y ella misma han hecho que nuestra paciencia y silencio se hayan terminado definitivamente. Hemos sido víctimas de una denuncia absolutamente falsa", aseguró. "Sin dudas estoy atravesando el peor momento de mi vida sin merecer nada de esto, y solo ruego y espero por la verdad...", agregó.

Las pruebas que maneja la justicia que sigue investigando este caso son pocas y todos los acusados quedaron libres por no tener antecedentes aunque tuvieron que pagar una fianza personal de 150.000 pesos.