POLICIA QUINTUPLE HOMICIDIO

Masacre en Santa Fe: mató a su ex mujer y a cuatro familiares

El asesino es un boxeador profesional y guardiacárcel que no tenía antecedentes. Sospechan que planificó los crímenes.

Luciano Sosto había sido condenado a perpetua por el homicidio de su mamá. Un fallo  de Casación lo declaró inocente. El reencuentro con sus amigos y sus primeras horas libre.
Luciano Sosto había sido condenado a perpetua por el homicidio de su mamá. Un fallo de Casación lo declaró inocente. El reencuentro con sus amigos y sus primeras horas libre. Foto:cedoc

Facundo Solís es boxeador profesional. Ingresó al Servicio Penitenciario de Santa Fe el 11 de octubre de 2005. Es operador, su jerarquía: ayudante de segunda. Fue sancionado en dos oportunidades durante ese tiempo, pero nunca fue suspendido. “Ninguna falta fue de gravedad”, indicaron fuentes de esa provincia. No tenía antecedentes penales ni psiquiátricos. Sí tenía una restricción perimetral concedida hace dos semanas por la Justicia para proteger la vida de su ex pareja, Mariela Noguera. La institución para la que trabajaba nunca se enteró de la medida, tampoco de las denuncias que radicó su ex mujer el 3 de diciembre por lesiones leves –aunque luego desistió– ni de las quejas de sus vecinos.

Ayer, Solís mató con su arma reglamentaria a Mariela; a Carmen, su ex suegra; a Sonia Noguera, su ex cuñada; a Ailen, la hija de ésta y a su novio, Joel. Además, hirió a Franco, hijo de Sonia, quien fue trasladado a un hospital de la zona, fuera de peligro.

La masacre ocurrió en tres casas del barrio Santa Lucía. Primero, el penitenciario ejecutó a Mariela en su casa de la calle Monseñor Zaspe al 4100. Luego, caminó hacia la vivienda de su ex cuñada. La mató a ella y a su hija. Su novio intentó escapar, pero Solís lo alcanzó en la calle y le pegó un balazo en la cabeza. Murió en la vereda. Volvió a salir y fue a otra casa: había llegado el turno de Carmen. Las detonaciones alarmaron a los vecinos, quienes dieron aviso a la policía. Cuando llegaron los efectivos, el múltiple asesino se atrincheró. Aceptó entregarse tras una tensa negociación con la presencia de decenas de uniformados de la sección Orden Público, Agrupación Cuerpos e Investigaciones en el lugar.

Los primeros datos de la masacre indican que Solís planeó el ataque. Minutos antes del quíntuple homicidio, violó la restricción perimetral y se llevó a sus dos hijos menores de la casa de Noguera. Envió, además, un mensaje a un hermano de su ex, citándolo a las 15 en la casa de la masacre. El hombre salvó su vida porque no leyó el texto a tiempo.

Otro hermano, Alberto Noguera, habló con los medios en el lugar. “Lo planificó. Citó a mi hermano porque quería hacer una masacre completa”. “Los mató como a un perro”, dijo conmocionado. “Esperó que mi hermana (Mariela) vuelva de trabajar. Empezó a los tiros en plena calle, no le importaba la vida de nadie. Después del hecho, se encerró en la casa de mi hermana y se entregó”, relató. “Era una persona muy violenta. Acá en el barrio todos lo sabían. Andaba todo el día paseándose con su arma reglamentaria y hacía disparos al aire. Se quería hacer respetar de una manera que no era la adecuada. A mi hermana la tenía amenazada, la encerraba y la golpeaba. Se paseaba con el arma continuamente”, aseguró sobre el perfil del homicida.

El desenlace no sorprendió a los habitantes del barrio, pero sí los indignó. “Imaginábamos que podía llegar a pasar algo así”, dijo una vecina.

El múltiple femicidio ocurre a un año del cuádruple homicidio llevado a cabo por Marco Feruglio, quien asesinó al padre, la hermana, la madre, y la pareja de la madre de Romina Dusso, su ex esposa y madre de tres hijos.



Temas: