POLICIA MISTERIOSO MAIL


Según la embajada en España, Nisman entregó documentos "por si le pasaba algo"

Un documento desclasificado de la embajada describe que el fiscal fallecido estaba siendo sometido a un "chantaje".

Foto:Cedoc
La embajada de España desclasificó un mail revela que el fiscal Alberto Nisman le entregó documentación a un desconocido por si "le pasaba algo", ya que lo estaban "chantajeando" con un supuesto delito que él había cometido. El correo lo recibió la embajada de Madrid el 3 de marzo de 2015, quien lo envió tiene el nombre Alberto Gil y escribe que "una persona" le "entregó unos documentos" y le pidió "el favor que se los guardara y en un mes más tarde se los entregara en Buenos Aires".

El mensaje, al que accedió DyN, fue incorporado a la causa en el cuerpo 65 del expediente judicial, avalado y firmado por el ministro jefe de Gabinete de la ministra de Relaciones Exteriores y Culto, Marcelo Suárez Salvia, junto con las del juez Julian Ercolini y el fiscal general Eduardo Taiano. 

El remitente del mail detalla que desconocía quién era su interlocutor, pero en el texto del mail explicó: "Luego, como a los diez días me entero por las noticias que este hombre se había suicidado. Ahí es cuando empiezo a mirar todo lo que hay en el sobre y leo los papeles que hay escritos y me doy cuenta que es algo muy delicado". Al mismo tiempo explica en el mail que al fiscal "le querían arruinar la vida" y decía que "era por su trabajo, porque había personas muy poderosas que lo querían sacar del medio"
 
"Me dijo que si le pasaba algo le hiciera llegar estos documentos y las dos memorias a unos periodistas que los nombres estaban dentro del sobre y subiera todo el contenido de las memorias y los documentos que estaban en el sobre a un canal de Youtube, que las indicaciones también estaban dentro del sobre", se lee en el documento.

El sospechoso mensaje que contenía el mail continúa y Alberto Gil escribe: "Me dijo que por ningún motivo fuera a abrir el sobre si no fuera porque le hubiera pasado algo a él", que luego de la muerte del fiscal abre el paquete y descubre que "hay un informe de un hecho que ocurrió en Argentina, nombra a los implicados de este hecho donde por cierto hablan de...". Allí el correo, mal escrito y todo en letras mayúsculas, se corta. 

Nunca fue encontrado el misterioso Alberto Gil ni el paquete del que habla en el correo electrónico.