POLICIA

Murió Guillermo Bártoli, el cuñado de María Marta García Belsunce

Estaba condenado por el encubrimiento del crimen de la socióloga. Se encontraba en libertad condicional e internado por padecer cáncer.

Foto:Cedoc

Esta mañana murió Guillermo Bártoli, cuñado de María Marta García Belsunce y condenado por el delito de encubrimiento del crimen, tras estar internado el sanatorio Mater Dei de Palermo por padecer cáncer. Tenía 52 años.

Bártoli era el esposo de Irene Hurtig, media hermana de María Marta, y junto a otros dos familiares, un vecino y un médico, en 2011 fue condenado a cinco años de prisión por encubrimiento agravado, aunque estaba en libertad bajo fianza a la espera de que el Tribunal de Casación bonaerense confirme o revoque la sentencia.

Los familiares explicaron que el hombre estaba internado en terapia intensiva donde hacía meses se trataba con los oncólogos. Hace un mes, Carlos Carrascosa, viudo de María Marta y condenado por el crimen como coautor,había solicitado un permiso humanitario para salir y visitar a su concuñado. “Quería despedirse y pudo hacerlo”, explicaron los allegados a Telam.

Los restos serán sepultados mañana, a las 11.30, en el Jardín de Paz.

El caso. María Marta García Belsunce era una socióloga de 50 años vicepresidenta de la entidad Missing Children que fue asesinada el domingo 27 de octubre de 2002 dentro de su casa del country Carmel, de Pilar, luego de haber estado con su marido y unos amigos.

La familia de la víctima estuvo bajo la lupa de la Justicia desde el inicio de la pesquisa porque había atribuido la muerte a una presunta caída de la mujer en la bañera. Sin embargo, después se exhumó el cadáver y los forenses comprobaron que tenía cinco balazos en la cabeza.

Los García Belsunce dijeron entonces que la mató un ladrón, pero Molina Pico estuvo siempre convencido de que el crimen respondió a una oscura trama vinculada -a su criterio- al narcotráfico y el lavado de dinero, en el marco de una pelea familiar.

Según el fiscal, la mujer llegó a su casa para esperar a la masajista, pero antes participó de una pelea con, posiblemente, dos hombres y una mujer, a alguno de los cuales llegó a herir, y por eso su sangre se mezcló incluso con los rastros de esos misteriosos sospechosos.

La cortada de Carrascosa aseguraba que, cuando se produjeron los hechos, él se encontraba con Bártoli mirando un partido de fútbol, pero luego una encargada confirmó que no fue así. A su vez, los jueces María Elena Márquez, Alberto Ortolani y Ariel Introzzi Truglia, le atribuyeron al cuñadode María Marta “haber modificado la escena del crimen”, “ocultar y hacer desaparecer rastros de dicha escena” y estar a cargo de obtener el certificado de defunción “trucho” donde se aseguraba que la socióloga había muerto de un paro cardiorrespiratorio.


Redacción de Perfil.com