POLICIA

Linchan y matan a profesor abusador en la Catedral de Morón

Marcelo Fabián Pecollo había sido sentenciado a 30 años de prisión. Recuperó su libertad en 2014.

La agresión tuvo lugar adentro de la Catedral de Morón.
La agresión tuvo lugar adentro de la Catedral de Morón. Foto:Twitter

En 2010, el profesor de música Marcelo Fabián Pecollo fue condenado a 30 años de prisión por abusar sexualmente de cinco chicos de un jardín de infantes de Merlo. Sin embargo, recuperó su libertad recientemente gracias a que en 2014 le redujeron la pena. 

El pasado 30 de octubre en la Catedral de Morón durante un concierto Pecollo fue brutalmente golpeado por los padres de los chicos de los que abusó sexualmente. El hombre debió ser trasladado al Instituo Haedo donde murió el jueves. 

El sacerdote de la Catedral, Jorge Oesterheld, contó en diálogo con Radio Del Plata cómo fue la agresión: "Apareció un grupo de gente, que se identificaban como padres de los chicos del colegio y acusaban a uno de los músicos de haber sido abusador de menores. Se produjo todo un lío porque pusieron carteles en las paredes y algunos se fueron a donde estaba este muchacho. Él se quiso escapar por la puerta de atrás del altar, corrió por un pasillo y ahí le pegaron muy mal".

El cura amplió: "Cuando yo llegué, esta gente ya se estaba yendo. Estaban adentro de la iglesia pero no había manera de ubicarlos porque había muchísima gente. Y me quedé con el muchacho, que estaba muy muy mal, hasta que llegó la policía y la ambulancia y se lo llevaron. El muchacho entró en coma y se murió el viernes pasado, creo. Es realmente un hecho gravísimo, le dicen Justicia por mano propia pero es venganza nomás, es un asesinato".

La causa. El 29 de diciembre de 2010 el Tribunal Oral Federal 5 de Morón, en un fallo dividido, dictó la condena de 30 años de cárcel a Marcelo Fabián Pecollo por el delito de "abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la condición de educador" de niños de entre 3 y 6 años del jardín de infantes Raíces y Alas de Merlo.

Padres de ese colegio ubicado en la localidad de Libertad celebraron en su momento la condena pero lamentaron que solo lo hubieran castigado por cinco hechos, cuando -según dijeron- habría habido más abusos. En rigor, los padres hablaron de unos 70 casos, pero a juicio llegaron solo 18 hechos y la Fiscalía terminó encontrando pruebas solo por 9 de ellos. 

En junio del año 2014, la Sala III del Tribunal de Casación Provincial declaró su inocencia en cuatro de los hechos por los que se lo condenó y su pena se redujo a ocho años y medio de prisión, tiempo que quedó cumplido y por lo que obtuvo la libertad.