POLICIA CRECEN LAS PISTAS CLANDESTINAS

Narcotraficantes rentan campos en Santa Fe para recibir la droga

Pagan $ 15 mil diarios por terrenos donde aterrizan las avionetas. Los pilotos cobran $ 25 mil por vuelo. Realizan hasta tres viajes por día.

Foto:Cedoc

Los vuelos de la droga, más habituales en la zona norte y noroeste del país, modificaron el mapa aéreo de la provincia de Santa Fe, donde en los últimos años los caminos rurales y los campos no aptos para cultivo comenzaron a convertirse en un negocio que crece de la mano del crimen organizado.

Según distintas fuentes consultadas por PERFIL, el negocio de la droga aumentó tanto como las pistas clandestinas. Un piloto que participa en estas operaciones cobra 25 mil pesos por vuelo y el dueño de un campo que presta su tierra para convertirla en una pista de aterrizaje clandestina recibe 15 mil pesos por día.

Generalmente, se utilizan avionetas monomotor o bimotor que tienen la capacidad de transportar entre 250 y 450 kilos de droga. La sustancia proviene de Paraguay o Bolivia, los pilotos aterrizan en campos previamente alquilados o sobre rutas desiertas. Sin parar el motor, descargan los panes de marihuana o cocaína, abastecen de combustible a la nave y vuelven al punto de partida. En minutos, la droga está en tierra para continuar el circuito hasta la comercialización.

La modalidad es más cotidiana en provincias como Salta, donde esta semana fue desarticulada una banda que descargaba droga en distintos campos, y que contaba entre sus miembros a agentes de Gendarmería. El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, estimó que existen unas 500 pistas clandestinas en el país y definió como “bombardeo” la operatoria que realizan los aviones narco.

Según el sargento Orlando Pierini, que se desempeñaba en  la Brigada de Operaciones Especiales de la Policía santafesina, sesenta están “concentradas en Santa Fe”.  

En la misma línea, el presidente de la Comisión de Seguridad provincial, Héctor Acuña, explicó a este diario que las pistas clandestinas existen y que las zonas más calientes se encuentran en el norte de la ciudad de Santa Fe, en los departamentos de Vera, San Cristóbal y General Obligado. “No tengo la certeza de dónde se bajan los aviones, porque si no lo denunciaría, pero las pistas existen. Supuestamente, los radares que se encuentran en Resistencia deberían llegar a controlar el cielo santafesino, y por eso se estima que los narcotraficantes ingresan volando más bajo para no ser captados. No puedo confirmar técnicamente el alcance del radar, pero todos sabemos que los aviones llegan, descargan y se van”.

“Los aviones eran utilizados históricamente para el contrabando de cigarrillos, pero a partir de 2004 se dieron cuenta de que la marihuana les dejaba mucha más ganancia. Entonces, empezaron a usar distintos tipos de avionetas para trasladar la droga”, cuenta a PERFIL Pierini, quien hasta 2007 formaba parte de la Brigada de Operaciones Especiales cuando fue pasado a disponibilidad, acusado de “omitir una denuncia” contra un narco local. Sobre su situación personal, responde que le tendieron “una cama” porque les molestaban las denuncias que realizaba contra miembros de la fuerza por supuestos vínculos con el narcotráfico, entre ellos Hugo Tognoli.

El año pasado, Pierini envió un informe al Ministerio de Seguridad de la Nación y a la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) denunciando que “los aviones salen de Paraguay con la primera luz entre las 5.30 y las 6 de la mañana. No ingresan más por la altura de Formosa, Resistencia, Misiones, porque los radares del Escudo Norte los captan y corren el riesgo de ser descubiertos y que los obliguen a volver. Entonces, usan el centro de la provincia de Santa Fe porque el lóbulo  del radar no los alcanza. Ingresan por ese sector a la altura de la isla Cerrito, cruzan a la altura de San Javier y aterrizan en toda la zona centro”, destaca. Según su experiencia, el primer vuelo pisa suelo santafesino a las 8.30 de la mañana y después se completa el cargamento con otro dos vuelos, ya que los paraguayos obligan a comprar mil kilos de marihuana cuando el valor de la carga ronda los 3 millones de pesos.

“Un piloto gana 25 mil pesos por vuelo y el descenso lo realizan en campos o sobre las rutas. Hay que tener en cuenta que la zona norte es más árida para el cultivo, entonces a los dueños del campo les ofrecen 15 mil pesos por día para alquilar el predio. Dependiendo de la seguridad, el narco puede utilizar ese terreno durante un año. En el informe que presenté, digo que es mejor admitir el problema y no ocultarlo ”.

 

El reclamo de doce jueces federales

Doce jueces federales del noreste y noroeste argentino pidieron ayuda para combatir el narcotráfico, como conclusión de una reunión que tuvieron eeste jueves en Salta. Además, solicitaron que cubran las vacantes en una veintena de juzgados y que se coloquen buzones para recibir denuncias anónimas de los vecinos.

“Que las organizaciones criminales sepan que el Poder Judicial de la Nación no tiene intención de retroceder y que la idea de avanzar en la lucha contra el narcotráfico es decisión tomada”, fue la conclusión a la que arribaron los magistrados. Remarcaron que es fundamental la incorporación de personal, que se establezcan de manera definitiva una serie de juzgados que fueron creados por ley pero que todavía “no cuentan con lugar físico” y que se haga partícipe a la ciudadanía para desbaratar bandas narcos con la instalación de buzones para que se depositen denuncias anónimas.

También se le solicita a la Corte Suprema “la dotación del personal necesario, suficiente y capacitado para las secretarías judiciales, atento al crecimiento que se registra conforme las estadísticas existentes en las oficinas respectivas”.

 

Investigan a policías

La Justicia Federal de Rosario investiga si existe alguna vinculación entre personal policial y una organización narco que fue desbaratada el sábado, luego de que se requisaran diez dependencias de la fuerza de seguridad en el sur de Santa Fe.

Voceros explicaron que en los allanamientos se secuestró “documentación de interés” para la causa en la que se investiga a una red de narcotraficantes que operaba en varias ciudades del sur de Santa Fe y que uno de los miembros operaba desde la cárcel.

Por su parte, la secretaria de Delitos Complejos del Ministerio de Seguridad de Santa Fe, Ana Viglione, no descartó la posible existencia de un vínculo entre policías locales y la organización detenida.



Nadia Galán