POLICIA FEMICIDIO

"Papá no me mates", imploró el niño que escapó de la masacre de Hurlingham

El hijo de Romina Maguna, una de las víctimas fatales, gritó: "El Chino mató a mi mamá".

Masacre en William Morris
Masacre en William Morris Foto: DyN

El hijo de Romina Maguna, una de las víctimas de la masacre cometida en Hurlingham por su pareja Diego Loscalzo, fue quien pidió ayuda a un vecino, al grito de "el Chino mató a mi mamá, mató a mi mamá".

Así lo relató Marcelo, quien vive al lado de la vivienda de los Maguna, que escuchó la balacera anoche alrededor de las 22.30 y fue el primero que vio la escena de la masacre y que llamó a la policía y al servicio de emergencia sanitaria.

"Golpeó la puerta de mi casa. Lo hice entrar rápido porque pensaba que los estaban asaltando, pero me dijo: 'El Chino mató a mi mamá, mató a mi mamá'", contó Marcelo a los periodistas. El niño de 11 años le confesó a su vecino que Loscalzo también le puso un arma de fuego sobre el pecho, pero que él le imploró: "Papá no me mates, no me mates".

Marcelo contó que cuando ingresó a la casa de la masacre, Romina y su hermana Vanesa Maguna ya estaban muertas y que Darío Daniel Díaz -pareja de la segunda- estaba malherido y fue quien le contó quién había disparado y le pidió que llamara a la policía.

Romina y Loscalzo tenían una relación sentimental hace "tres o cuatro años" y "tenían una relación de pareja normal", según estimó el vecino. El niño que pidió ayuda al vecino era hijo de una pareja anterior de Romina.

Además de matar a balazos a su pareja, agente de la Policía Bonaerense, a Vanesa Maguna y a su marido, Loscalzo también asesinó a su suegra y otro cuñado e hirió a otros tres familiares de la mujer, entre ellas una embarazada que perdió el bebé que estaba en fecha para nacer.