POLICIA

Para el fiscal de San Martín, la fuga de los Lanatta es un mensaje a las autoridades: "La caja no se toca”

Así lo sostuvo el secretario de Ejecución Penal de la Defensoría de San Martín, Juan Manuel Casolati. Además se refirió a la corrupción penitenciario.

Juan Manuel Casolati, secretario de Ejecución Penal de la Defensoría de San Martín, definió la fuga de los hermanos Cristian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci, condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez, como un operativo que “no es algo artesanal” sino que cuenta con “financiamiento de afuera”.

“Esto no es una fuga artesanal sino que es armada con logística y con financiamiento de afuera”, recalcó Casolati. “Sin duda ha habido complicidad y connivencia de las fuerzas penitenciales”, sostuvo, a la vez que agregó que se trata de “un acto de corrupción y tiene carácter extorsivo”. “Es un mensaje a las nuevas autoridades políticas de que la caja del servicio penitenciario no se toca”, puntualizó.

Lo increíble de todo esto es que quien viene a modificar esta estructura de corrupción penitenciaria, que hoy la Gobernadora (María Eugenia Vidal) está denunciando, es la misma persona que desde el año 2005 al 2009 mantuvo intacta la caja política el servicio penitenciario, que es el doctor Fernando Díaz”, expresó en declaraciones a radio Mitre.

Diaz manejó la caja del servicio penitenciario, recaudó con el presupuesto penitenciario y con la corrupción penitenciaria recaudó para el Partido Justicialista (PJ) de la provincia de Buenos Aires”, acusó. “Hoy esta misma persona, que ostenta el récord de tener casi 700 muertos en una gestión de 5 años, viene a salvar al servicio penitenciario de la degradación que se encuentra, y esto es lo extraño y lo particular: llamamos al zorro para que cuide las gallinas”, explicó el secretario.

“Hay que poner un recaudador para que garantice la recaudación porque sino se toca la gobernabilidad en las cárceles, y eso significa motines y muertes en las cárceles y nadie quiere pagar el costo político de eso”, añadió, en diálogo con Radio Mitre.

Consultado por el periodista Nicolás Wiñazki sobre si el escape tiene que ver con un mensaje del exjefe de Gabinete  Aníbal Fernández al nuevo poder político de la Provincia, Casolati indicó: “¿Cómo se explica sino que Fernando Díaz esté denunciado por haber comprado en el año 2008 comida para 1500 presos cuando había solamente 100 presos en tres unidades? Él está imputado en la causa y (Felipe) Solá quien lo coloca en el gobierno provincial en su momento, es el mismo gobernador que construyó tres cárceles encima de un relleno sanitario, dándole de tomar agua contaminada los detenidos, a los agentes de servicio y a los familiares de los detenidos”, sentenció Casaloti.

 



Redacción de Perfil.com