POLICIA DECLARACIÓN

Farré: “Las cosas con Claudia no estaban bien y el desenlace fue impredecible”

El empresario leyó una carta a sus tres hijos. Les pidió "perdón" y les dijo que "cuando quieran y puedan" lo vayan a visitar.

Fernando Farré
Fernando Farré Foto:Cedoc

Fernando Farré habló por primera vez desde el femicidio de Claudia Schaefer. El empresario leyó una carta a sus hijos durante el juicio que se le lleva a cabo por el asesinato de su mujer en el country Martindale de Pilar. "Daría mi vida, la cambiaría en un segundo por irme yo y que ustedes estén con su madre", dijo, frente a los 12 miembros del jurado que deberá decidir su pena

El hombre, detenido desde la fecha del asesinato (21 de agosto de 2015), se lamentó porque desde ese momento no vio más a sus hijos e invitó a los niños a que "cuando quieran y puedan" vayan a visitarlo o lo llamen por teléfono. "Perdón, los quiero como siempre y más", sostuvo, y detalló cómo era su relación con Claudia: "Las cosas no estaban bien, pero el desenlace fue impredecible y me dejó perplejo. Ya nada será como antes", sentenció. 

Sandra Schaefer, hermana de Claudia a cargo de los tres hijos de Farré, confesó la semana pasada que los chicos sufrieron un total abandono por parte del padre: “No les mandó un saludo por cumpleaños, ni por Navidad o Año Nuevo”. Sostuvo además que los niños “no preguntan por su papá y nunca lo hicieron después de lo que pasó”.

Las fiscales que intervienen en el juicio pidieron hoy, durante sus alegatos, que declaren a Farré culpable y se le aplique la pena de prisión perpetua por el femicidio. Carolina Carballido Catalayud y Laura Zyseskind solicitaron al jurado que no vote a favor de la inimputabilidad del acusado por el asesinato de Schaefer, como reclamó el abogado defensor Adrián Tenca. 

"Fernando Farré decidió matar a su mujer sin una gota de piedad, a sangre fría y de la forma más cruel, sin importarle las consecuencias", aseveró Carballido Catalayud durante su exposición frente al juez Esteban Andrejín y una sala repleta de periodistas y empleados del Poder Judicial.

Hace dos años, Farré degolló a su esposa y le asestó 74 puñaladas mientras ambos transitaban un difícil divorcio, en una casa alquilada del country Martindale de la localidad bonaerense de Pilar, adonde la mujer había llegado junto a un abogado a retirar sus pertenencias.