POLICIA DESPUES DEL MEGAOPERATIVO EN RETIRO


Quiere entregarse el narco más buscado de la Villa 31

Ruti fue condenado a 18 años de prisión por una masacre vinculada a una guerra por droga. Interpol emitió una alerta roja con su captura.


Foto:Ministerio de Seguridad de la Nación

El teléfono de Ruti está apagado. Desde que la Cámara de Casación Penal rechazó el último pedido de exención de prisión que presentó su defensa, el supuesto capo narco peruano de la Villa 31 no atiende casi ningún llamado. Mucho menos desde que unos 600 policías tomaron, casi por asalto, el asentamiento de Retiro con el objetivo de debilitar a las organizaciones narco que operan allí.
Según fuentes judiciales consultadas por PERFIL, Alionzo Rutillo Ramos Mariños tiene un pedido de captura internacional. Su nombre completo, prontuario y la foto de frente que le sacaron en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza ya figuran entre los más de 800 prófugos que tiene la Justicia argentina.
Ruti fue condenado en nuestro país a 18 años de prisión por la masacre en la procesión del Bajo Flores, ocurrida en octubre de 2005, que dejó un saldo de cinco muertos. En julio del año pasado fue expulsado del país por la Ley de Extrañamiento (25.871). Desde entonces vive en la ciudad de Lima, donde asegura tener un comercio que vende zapatos y ropa.
Distintos testigos encubiertos, que declararon en el marco de la causa 6508/2010 que se tramita en el juzgado federal de Sergio Torres y que investiga el entramado mafioso en la venta de drogas de la villa de Retiro, aseguran que Ruti seguiría al frente de todo y que, incluso, habría regresado al país pese a que tiene prohibición perpetua.
Acusado por los delitos de “comercio de drogas agravado y acopio de armas de fuego, sus piezas y municiones, entre otros”, en las últimas horas Ruti le manifestó a su abogado su intención de ponerse a disposición de la Justicia argentina.   
“La intención es entregarse en la frontera con la presencia de algunos medios, demostrando la intención de aclarar todo como lo venimos diciendo”, reconoció a PERFIL Fabio Galante, abogado defensor de Ramos Mariños. “Calculamos que será en quince o veinte días, en un paso fronterizo de Salta, en el límite con Bolivia”, amplió.
En tanto, desde el juzgado federal que ordenó la captura del supuesto capo narco aseguraron a este diario que hasta el momento no recibieron novedades sobre operativos realizados en Perú, donde supuestamente se encuentra Ruti.
En las últimas semanas, y pese a que Interpol emitió una alerta roja, el supuesto capo narco dio una entrevista a un canal de televisión, dejando en evidencia la inacción de la Policía peruana. “Ante la difusión de la imágenes y las precisiones que se dieron de los lugares donde supuestamente se encontraría, emitimos un comunicado a las autoridades de Interpol para que avancen en la búsqueda”, reconcieron desde el juzgado.

Rodeados. Familiares y allegados a Ruti, que viven en la Villa 31, siguieron de cerca el desembarco de los cientos de policías que participaron este jueves del operativo Barrios Seguros. Si bien se anunció la detención de trece personas y el secuestro de unas 20 mil dosis de paco, entre otras sustancias, desde el Juzgado de Sergio Torres aclararon a PERFIL que no surgieron datos de interés para la causa. “La mayoría de los implicados son los que le disputan el poder a Ruti”, dijeron a este diario.    
En la primera entrevista que brindó a un medio argentino, Ruti se mostró preocupado por el pedido de captura del juzgado de Torres. “Yo quiero justicia justa. Yo ya pagué mi condena. No volví a la Argentina. Acá en Perú tengo fotos de cuando salgo a pasear. Tengo fotos de agosto, de septiembre, de noviembre, de enero. Acá estoy tranquilo. No quiero saber nada con Argentina”, dijo a PERFIL, en febrero pasado.
En su descargo, Ruti reconoció que su pasado no lo ayudaba. “En Argentina no soy creíble para la Justicia”, admitió. Ahora, con el pedido de captura vigente  y agotadas todas las apelaciones, prepara su entrega.

 

La zona sigue blindada

La avanzada de la Policía Federal en la Villa 31 modificó la escenografía habitual. Desde el jueves pasado, decenas de policías patrullan el barrio y sus zonas más conflictivas, en el marco del operativo Barrios Seguros.
Los 600 hombres que participaron del megaoperativo obligaron a los capos narcos y sus sátelites a modificar sus hábitos, según reconocieron fuentes policiales consultadas por PERFIL.
La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, aseguró que “el objetivo no son solamente los allanamientos, sino comenzar un plan que ha sido exitoso en otras ciudades de Latinoamérica, como Río de Janeiro, Medellín y México”.
“La idea es que haya barrios libres de droga, que no haya más violencia, para que se terminen las muertes”, afirmó “Vamos a establecer nuevos paradigmas: que no haya bandas de narcotraficantes y de narcomenudeo que invadan al barrio”, aseguró la funcionaria, que estuvo acompañada del secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco; el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Ocampo; y el jefe de la Federal, Néstor Roncaglia.



Leonardo Nieva