POLICIA

Rosario: ocho muertos en dos años por una venganza narco

La vendetta por la muerte del líder de Los Monos se planeó en su velatorio. Cómo fue la cacería. 

Foto:Cedoc

“La muerte se produjo como consecuencia de las lesiones viscerales y vasculares a nivel del tórax originadas por uno solo de los proyectiles de arma de fuego que impactaron en el cuerpo de quien en vida fuera Claudio Ariel Cantero (…) Dicho proyectil ingresó por la cara superior del hombro derecho y siguiendo una trayectoria hacia abajo, a la izquierda y ligeramente hacia atrás atravesó el lóbulo superior del pulmón derecho y el corazón, generando una severa hemorragia torácica la cual resultó incompatible con la vida”. Mientras se llevaba a cabo la autopsia del Pájaro Cantero, asesinado el 26 de mayo de 2013, en el velatorio del líder de la banda de Los Monos se planeaba una venganza que, en dos años, suma ocho víctimas fatales.

El líder más carismático del clan se sentía inmune a las balas y cultivaba el alto perfil, pese a los consejos de su padre, Ariel Máximo Cantero. El hombre con más experiencia dentro de la organización no pudo frenar la bronca que emanaban los hermanos del Pájaro, pese a que sabían que los expondría frente a la Justicia.

La cacería comenzó horas más tarde. Los rumores sobre los autores del crimen se expandían y en las intervenciones de celulares se podían escuchar detalles de la venganza. El primero en caer fue el dueño de Infinity Night de Gobernador Gálvez, la disco donde ocurrió el homicidio que sacudió a la banda de La Granada. Diego Demarre fue asesinado al mediodía del 27 de mayo. Regresaba de Tribunales donde había ido a declarar como testigo. Para la familia Cantero, Demarre era el “entregador”. Un vehículo se puso a la par del suyo y lo acribillaron a media cuadra de su casa.
Luego fueron por los sicarios. El 28 fue asesinado Nahuel César, quien había sido jefe de seguridad de Infinity y hermano del hombre al que Los Monos apuntaban como el autor material del crimen: Milton César. Junto a él viajaba Marcelo Alomar, también asesinado.

Sobre quien creyeron el autor intelectual, la vendetta cayó en forma agónica: el 31 de diciembre de 2013 y el 12 de febrero de 2014 fueron asesinados dos hermanos de Luis “Pollo” Bassi, jefe de la banda rival de los Cantero. El 21 de octubre de 2014, mataron a su padre.

La investigación por el crimen del Pájaro continuó y aparecieron otros nombres. Milton Damario, más conocido como “el señor de los sicarios”, fue señalado como el autor de los disparos. Tras la publicación de su foto en PERFIL y un día antes de dar una entrevista a un medio rosarino desde prisión, su padre  –Miguel Angel Damario– fue ejecutado en una emboscada. Ocurrió el domingo 14 de diciembre de 2014, cuando nadie lo esperaba.

El lunes pasado fue acribillado el padre de otro joven también señalado como sicario. Se trata de Facundo “Macaco” Muñoz, sindicado como miembro de la banda Bassi.

La semana pasada, los miembros de Los Monos fueron beneficiados con un juicio abreviado en una causa que se reactivó tras el crimen del Pájaro. Parecen determinados a continuar el baño de sangre. Mientras la Justicia comienza a vincular los ocho homicidios, todos se preguntan quién será el próximo.



Cecilia Di Lodovico