POLICIA ARREPENTIDO

Se fugó de la cárcel como un "campeón" y se entregó de la mano de su mamá

Claudio Charfulio escapó este lunes de la Unidad 43 de González Catán, con una sábana y un gancho. Hoy su madre lo convenció para que volviera al penal.

Claudio Charfulio, minutos después de haberse entregado.
Claudio Charfulio, minutos después de haberse entregado. Foto:Cedoc Perfil
Claudio Charfulio protagonizó una fuga de otra época: se escapó descolgándose con una sábana, como hace más de veinte años lo hicieron el Gordo Valor y sus secuaces del viejo penal de Villa Devoto.

Charfulio, de 31 años, estaba preso en la Unidad Penitenciaria N° 43 de González Catán, un penal de régimen cerrado y de los más modernos de la provincia de Buenos Aires. Este lunes, cerca de las 10 de la noche, los guardias penitenciarios advirtieron que había desaparecido cuando hicieron el recuento de rutina. 

En una rápida recorrida por las inmediaciones los agentes encontraron sábanas que en la punta tenían atado un hierro en forma de gancho, una prueba más que suficiente para confirmar que se había escapado.  

El prófugo está considerado como un interno de máxima peligrosidad, porque se encontraba purgando una condena a perpetua por matar a un comerciante en un intento de robo. Por eso, su fuga desató un escándalo que derivó en el relevo de seis penitenciarios, entre ellos el director de la unidad, el jefe de turno y el encargado del pabellón. 

Dos días después, y luego de varios operativos fallidos, la Dirección Provincial de Análisis de Información Penitenciaria determinó que el evadido había contactado a sus familiares más cercanos. 

La mamá del convicto sabía que la Policía y el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) buscaban a su hijo, pero recién se mostró dispuesta a colaborar cuando supo que también estaba en la mira de otro grupo que, se sospecha, planeaba matarlo. 

Charfulio fue ubicado en un domicilio de La Matanza esta madrugada, pero se escapó a los tiros y enseguida encontró refugio en un asentamiento de la zona. Pocas horas después, su mamá logró convencerlo de que lo mejor que podía hacer era entregarse. 

La mujer se puso en contacto en las autoridades y hasta publicó una foto con él en su cuenta de Facebook anunciando que su hijo estaba dispuesto a entregarse. "Así se entregaba mi hijo Claudio Alejandro Charfulio. Espero que la Justicia actúe legalmente, sin coimas y nada ilegal. Mi hijo no es ningún asesino", posteó. 

Charfulio, que se había escapado como un "campeón" de un penal cerrado, se entregó pidiendo perdón y de la mano de su mamá.