POLICIA ALERTA EN LA CIUDAD Y EL GRAN BUENOS AIRES


Secuestros: en veinte días se pagaron más de un millón y medio de pesos en rescates

La mayoría de los casos ocurrieron en el sur del Conurbano. Sospechan que operan entre dos y tres bandas.


Foto:Afp

Una seguidilla de secuestros en sus distintas versiones encendió una señal de alarma en la sociedad, aunque los principales responsables de la seguridad se encargaron de bajarle el tono a la problemática con sus declaraciones. En poco más de veinte días se conocieron al menos diez casos cuyas víctimas fueron liberadas bajo una misma condición: el pago de un rescate en efectivo.

El caso del legislador del Parlasur y ex presidente de la Cámara de Diputados Osvaldo Mércuri (71) y su mujer, María Elena Torresi (72), víctimas de un secuestro exprés en el partido de Lomas de Zamora, se conoció y automáticamente reforzó la hipótesis del rebrote de una modalidad como hacía tiempo no ocurría. Si bien extraoficialmente se habló de un pago de rescate millonario, su familia aclaró en las últimas horas que abonaron 50 mil pesos, una cifra infinitamente menor a los otros pagos que se conocieron en las últimas tres semanas. Según fuentes policiales, los rescates pagados a lo largo de este mes suman más de un millón y medio de pesos. Sin embargo, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, minizó la situación atribuyendo los últimos ataques a grupos de dos o tres personas que nada tienen que ver con las grandes bandas de principios de los años 2000. “No es que hay un centro donde esto se planifica. Son dos o tres personas que se suben a un auto, que lo hacen al voleo, y eso genera dificultades. Pero creo que con el trabajo que se está haciendo, con la preocupación que tenemos, vamos a lograr detener a quienes están en estas modalidades, y terminar con esta cantidad de hechos ocurridos en estos meses. Le pedimos a la gente que pida colaboración”, aseguró la funcionaria.

Casi en el mismo tono declaró el jefe de la Policía de Buenos Aires, Pablo Bressi, quien entendió que se trata de hechos cometidos “al voleo”. “Se dan en el marco de cierta forma aleatoria porque los delincuentes van mutando. Pueden estar saliendo a cometer un robo, y ese robo se transforma en una entradera o privación ilegítima de la libertad, o hasta un secuestro extorsivo”, explicó.

En el sur del Conurbano, los investigadores trabajan sobre la pista de dos o tres bandas como responsables de los últimos secuestros denunciados en la zona, entre ellos el que sufrió la familia del dirigente político. Una de ellas fue declarada como desarticulada, tras una serie de allanamientos realizados en las últimas horas en Lomas de Zamora. Para los investigadores, serían los responsables de al menos siete casos, entre ellos el ataque contra el fiscal general Sebastián Scalera, cuya familia pagó un rescate de 310 mil pesos (20 mil dólares), y el del escribano público Jorge Natiello (76) y su esposa. Tampoco descartan que alguno de los diez detenidos –al cierre de la presente edición estaban siendo sometidos a una rueda de reconocimiento– tengan relación con el caso de Osvaldo Mércuri.

Desde el entorno del actual dirigente del PRO coincidieron con el diagnóstico de Bressi, dejando entrever que los autores habrían actuado al voleo desconociendo quiénes eran sus víctimas. “En ningún momento dieron señales de conocer a Mércuri o a su mujer”, reconoció a PERFIL una fuente cercana a la familia.  

Casos y más casos. Desde el 4 de mayo hasta la fecha, se conocieron al menos once casos. Entre las víctimas, figuran empresarios, comerciantes, un fiscal y hasta un niño de 10 años. En la localidad de Villa Lynch, partido de San Martín, ocurrieron dos casos en el mismo día. Fue el 9 de mayo, y en ambos los familiares de las víctimas abonaron un rescate. En uno de ellos 145 mil pesos y en el otro, el doble: 310 mil.

En 2015 hubo 44 casos en Buenos Aires

El empresario Daniel Rebagliatti estuvo ocho días en cautiverio, mientras sus secuestradores negociaban el pago del rescate con su familia. Su liberación se concretó el 6 de mayo de 2015, luego de que su hermano arrojara un bolso con más de 1.500.000 pesos desde un tren en movimiento. Este fue uno de los 44 casos que se registraron el año pasado.

Según datos de la Procuración General bonaerense, el pico más alto de casos se produjo en 2014. Ese año, los secuestros ascendieron a 77. En 2013 se registraron 51; mientras que entre 2010 y 2012 oscilaron entre los 31 y los 43 hechos denunciados.

La seguidilla de secuestros se convirtió en una preocupación para el gobierno nacional. Sólo en mayo de este año, se hicieron públicos diez casos entre secuestros extorsivos, relámpago y autopago (contra los 44 del año pasado), sólo teniendo en cuenta los reportes periodísticos.

En el 55 por ciento de ellos se pagó un rescate por la liberación de la víctima. Es decir que en lo que va de este mes se registraron 11 secuestros, en seis de los cuales se pagó rescate y en el resto la víctima fue liberada sin pago.

Mércuri agradeció los “mensajes de aliento”

La odisea de la familia Mércuri duró cerca de dos horas.  Si bien los secuestradores exigieron un rescate inicial de un millón y medio de pesos, terminaron conformándose con los 50 mil pesos que llegó a juntar Gabriel Mércuri, hijo del legislador del Parlasur y encargado de las negociaciones con los delincuentes.

El caso ocurrió el 16 de mayo pero recién trascendió el jueves pasado. Ayer, el ex presidente de la Cámara de Diputados bonaerense expresó su agradecimiento por los mensajes recibidos en las últimas horas. Lo hizo desde su cuenta de Facebook.

“En nombre de mi familia quiero expresar mi agradecimiento y afecto a todos quienes nos hicieron llegar su mensaje de apoyo, aliento y solidaridad luego del episodio de público conocimiento que nos afectó profundamente.

A toda la ciudadanía e instituciones en general que se han solidarizado con nosotros el agradecimiento en nombre de los ideales y el bien común”, escribió. Desde su entorno reconocieron a PERFIL que Gabriel, viceministro de Desarrollo Social de Buenos Aires, se encargó de las negociaciones con los captores. Pese a sus contactos en la cartera de seguridad, dijeron que recién denunció el caso a las autoridades cuando sus familiares fueron liberados. “Por suerte no hubo agresiones y todo terminó bien. Los delincuentes actuaron con llamativa profesionalidad”, manifestaron.



Leonardo Nieva