POLICIA


Su esposo policía la violaba y le pegaba, ella lo mató y la absolvieron

El Tribunal de Casación Penal bonaerense ratificó la absolución de Beatriz López por dispararle en la cabeza a su marido.


Foto:Cedoc

El Tribunal de Casación Penal bonaerense ratificó la absolución de una mujer que en noviembre de 2012 mató de un disparo en la cabeza a su esposo, que era policía, porque la golpeaba y la violaba en la casa que compartían junto a su hija en la localidad de Ingeniero Budge.

El fallo de la Sala VI, según confirma DyN, dio por válida la absolución de Beatriz López al rechazar un recurso contra la resolución del Tribunal Oral en lo Criminal 6 de Lomas de Zamora, que el 9 de diciembre de 2014 perdonó a la mujer por el crimen de su ex marido, Gastón Maximiliano Márquez, de 23 años.

El recurso presentado por la familia del policía federal aseguraba que durante el juicio "quedó acreditado" que López "decidió terminar con la vida de Márquez de un disparo mientras dormía" y que esa acción "no fue inmediata, sino meditada, analizada y razonada". 

Asimismo, denunciaron que las lesiones, abusos y maltratos que López adujo haber sufrido "no se condicen con el resultado de los análisis médicos a ella practicados" y que "la personalidad violenta de Márquez descripta (por López) ha sido una falacia sostenida por familiares y amigos".

También indicaron que "la estrategia defensista consistió primero en intentar hacer parecer el hecho como un robo, luego como un suicidio y finalmente acudiendo a la violencia de género", por lo que solicitaron una pena de 10 años y 8 meses de prisión para López.

Sin embargo, los jueces de Casación, Ricardo Maidana y Carlos Natiello, rechazaron el recurso y ratificaron lo dispuesto por el tribunal de Lomas de Zamora.

Los jueces señalaron que quedó comprobado que López "durante el matrimonio" y "la noche" del crimen "sufrió maltratos, vejaciones y agresiones físicas, psicológicas y sexuales de manera permanente y continua, así como también sufriera su hija amenazas contra su vida".

Asimismo, señalaron que "ignorar la violencia de género preexistente y profesionalmente acreditada para comprender los hechos que dan origen" a la muerte de Márquez y "que conllevan como consecuencia directa la negación del sufrimiento físico y psicológico" de la mujer "resulta contrario a la normativa constitucional y de derechos humanos, cuando no irracional".

Por último, los jueces citaron la declaración de López sobre la noche en la que asesinó a su marido, cuando aseguró que "sacó la pistola y me la ponía en la cabeza, en el ojo, en la boca, en el oído. No sé cómo hacía pero me gatillaba y no salía la bala".

"Luego le apuntó a la bebé desde la cama y se reía y me decía 'querés que tire'. Para todo esto me pegaba cachetazos y me tiraba de los pelos y yo le pedía por favor que deje la bebé, que no le haga daño", añadió la mujer en aquella declaración.

Asimismo, remarcó: "Luego de apuntarme con la pistola a mí a mi bebé por horas tirándome de los pelos, me dice 'ahora me voy a dormir'. Me acosté y me tapé, me dijo sacate la frazada, no te la merecés, entonces fui a buscar otras frazadas y se levantó y me las sacó por la fuerza, él se acostó y se dio vuelta y el arma estaba entre medio de los dos en la cama, entonces agarré el arma y le disparé".

López mató a su marido de un disparo en la frente a las 4.15 del 16 de noviembre de 2012, en la cama de la vivienda familiar. Dos años después declaró en el juicio que durante el embarazo Márquez le pegaba, la violaba y se enojaba porque ella no quería hacer determinadas poses sexuales, y que la amenazó con ahogar a su hija si comprobaba que la beba no era suya.

Tras escuchar el veredicto absolutorio y luego de pedirle perdón a su suegra, López dijo: "No sé si es emoción lo que se siente, Dios me dio mi libertad, pero no sé si voy a poder ser libre de nuevo".



Redacción de Perfil.com