POLICIA SANTA FE

Trágica fiesta electrónica en Arroyo Seco: imputaron al intendente

Los fiscales que investigan la muerte de dos jóvenes pidieron la indagatoria del jefe comunal, que había prohibido las raves tras la tragedia de Time Warp.

El intendente de Arroyo Seco, Nizar Esper. La Justicia investiga las contradicciones del municipio en torno a la fiesta electrónica en la que murieron dos chicos.
El intendente de Arroyo Seco, Nizar Esper. La Justicia investiga las contradicciones del municipio en torno a la fiesta electrónica en la que murieron dos chicos. Foto:Cedoc.

El intendente de Arroyo Seco, Nizar Esper, fue imputado por el fiscal Mario Gambacorta y la Procunar, a cargo de Diego Iglesias, en la causa que investiga la muerte de dos jóvenes tras una fiesta electrónica, en esa localidad santafesina.

Sin embargo, el juez federal Carlos Vera Barros, rechazó el pedido de indagatoria al jefe comunal y se declaró incompetente respecto a las responsabilidades que podría caberle a los funcionarios públicos que tuvieron intervención en los preparativos del evento y su desarrollo.

La medida será apelada este viernes por los fiscales, quienes imputaron a Esper junto al inspector municipal Albino López, adelantaron a Perfil.com

De lograr la indagatoria, los representantes del Ministerio Público quieren que Esper explique por qué, pese a que el 18 de abril de 2016 prohibió las fiestas electrónicas mediante un decreto -tras lo ocurrido en Time Warp-, el 29 de diciembre de ese mismo año, el municipio cobró la tasa por la presencia de personal de tránsito adicional en la rave de Punta Stage, en la que murieron dos jóvenes por el consumo de drogas.

Esta contradicción se sumó a otras que vertió en declaraciones a la prensa al día siguiente de la fiesta: “Nosotros en ningún momento lo hemos habilitado como boliche para hacer una fiesta electrónica, si es que fue así supuestamente, yo estoy hablando en los supuestos porque oficialmente todavía está actuando un Fiscal...” y “...nosotros hemos tomado los recaudos necesarios como para lo que requiere la ordenanza como para que haya una buena circulación, no haya incidentes...”. “Los organizadores bajo ningún punto de vista habían solicitado un permiso especial para realizar dicha fiesta”, había agregado durante los días posteriores a la muerte de dos chicos.

Nueve días más tarde, admitió públicamente que asistió a Punta Stage: “Vimos la cantidad de Policía que había, vimos la gente de la guardia urbana municipal, me bajé a hablar con ellos, con la cantidad de inspectores de tránsito, inclusive estaba Guevara trabajando, estaban todos abocados a todos los lugares en donde teníamos fiestas, que eran dos o tres lugares”.

“Estas últimas declaraciones dan cuenta inequívoca de la presencia del más alto funcionario municipal en el lugar el día de los hechos, pese a lo cual no adoptó ninguna medida ante la flagrante violación del decreto por el mismo dictado”, indicaron los fiscales en el pedido a indagatoria.

A la vez, el inspector de Espectáculos Públicos pareció ignorar todas las irregularidades denunciadas por los testigos, como la venta de estupefacientes, la ausencia de agua y ventilación y el hacinamiento, y labró un acta con una sola irregularidad: la violación del horario de corte de música. También asentó que en el lugar se encontraban aproximadamente 3000 personas (cuando las permitidas eran 1800), y que había como personal de seguridad 30 personas vestidas de civil, 4 oficiales de Policía y 4 inspectores.

En su presentación los fiscales concluyeron que “el incumplimiento propio de las autoridades municipales y policiales fue determinante para que este marco propicio de uso y consumo de estupefacientes generado por los organizadores del evento, pudiera desarrollarse con la completa tolerancia de aquellos funcionarios a los que la sociedad de Arroyo Seco le ha confiado la protección de la salud pública”.

Este mediodía fue detenido Alan Van Brook, uno de los organizadores de la fiesta en una clínica rosarina. Mañana será trasladado para declarar.