POLICIA TEME POR SU VIDA Y LA DE SU FAMILIA

Un activista contra la trata deja el país por las amenazas

Fernando Mao preside la Red Alto al Tráfico y la Trata (RATT). En un solo día recibió 47 llamados.

Foto:Enrique Manuel Abbate

Fernando Mao (52) es un activista que preside la ONG Red Alto al Tráfico y la Trata (RATT) internacional. Un hombre que dedica su vida a erradicar el tráfico de personas y que ahora siente que su familia está en peligro. “Ellos son mi punto vulnerable, y como ahora los amenazan decidí dejar el país”, revela en una entrevista con PERFIL.

Mao lucha contra la trata desde 2007. Fue el responsable de la RATT Argentina y ahora es el presidente de la ONG internacional, una red global integrada por países de América Latina y el Caribe, Centroamérica, Asia, Europa y Estados Unidos (sede central).  Harto de las amenazas que viene sufriendo, dice que se irá a vivir a Uruguay mientras espera que Estados Unidos le otorgue asilo político.

—¿Cuándo empezaron las amenazas?
—El 10 de abril recibí los primeros mensajes de texto. Al principio los borraba, hasta que me mandaron uno que decía que sabían que mis hijos estaban en Misiones. Ahí empecé a preocuparme. “Sabemos dónde estás”, “salí afuera”, “andate de la Argentina”, eran algunos de los  mensajes. Después comenzaron las llamadas. Recibí 47 en un día. Me insultaban y me decían que me iban a matar. Hice la denuncia y se lo informé a la RATT en Estados Unidos, Perú y España.  

—¿Por qué cree que las amenazas se dieron ahora?
—Porque nos ven consolidados como red en el terreno nacional y porque contamos con un paraguas internacional protector. Otro de los detonantes podría ser la presentación, hace un mes, del caso Patricia Ospino en el canal National Geographic, porque el proxeneta que la capturó sigue libre y reclutando chicas.

El caso de la colombiana Ospino es un ejemplo de las prácticas utilizadas por las redes para captar jóvenes. En 2008, Patricia viajó con su pequeña hija con algo de ropa y la ilusión de convertirse en actriz. Una vez que llegó al país, vivió seis meses de tortura física, psicológica y violaciones reiteradas hasta que logró escapar y regresar a su tierra. Hoy, intenta salvar a otras mujeres con el relato de su triste experiencia.   

—¿Algún ente gubernamental se solidarizó con su situación?
—Recibí un llamado de la Protex, de Marcelo Colombo, de la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia y de la Dirección Nacional General de Relaciones Institucionales del Senado. Todos se pusieron a mi disposición. De organismos del Estado y ministerios no recibí llamados. Estamos en una situación complicada porque nosotros creemos que hay redes de trata y lavado de activos que están instaladas en el país. Al tener una legislación débil, estas redes vienen a desempeñarse acá. En Argentina no hay reinserción de víctimas, no hay un plan de vida para ellas. Se las sostiene seis meses, y después son llevadas a sus casas. En muchos casos son sus propias familias las que las entregaron. Por eso nos preguntamos por qué no se trabaja bien con estas chicas.

—¿En algún otro momento se planteó dejar todo por la tranquilidad de su familia?
—Cuando nosotros podíamos participar de los allanamientos yo veía muchas chicas de 12 o 13 años drogadas que no sabían qué hacían. Te contaban que estaban obligadas a servir sexualmente a 25 hombres por día. Detrás de esas nenas yo veía la cara de mi hija, y entonces me decía que esto era un delito criminal que no se podía dejar. Cuando nos quemaron la casa, mi mujer (ahora están separados) me dijo: “Esto es un desastre, nos van a matar a todos”. En ese momento opté por irme, con su consentimiento. Pero siempre trabajé en la reposición de derechos. A esta altura de mi vida voy a seguir la lucha aunque sea fuera de mi país, porque para terminar con esto es necesario que el Gobierno tenga políticas públicas serias y comprometidas porque nosotros somos sólo una uña en todo esto y los que realmente pueden hacer algo son ellos. Irme del país me genera mucha angustia, porque siento que abandono un barco, pero también tengo claro que estoy enfrentando a la mafia y es importante que se enfríen las aguas.

 

Trimarco, Cortiñas y Esquivel

La lucha de la madre de Marita Verón no podía estar fuera de la entrevista. “Susana Trimarco es una persona ante la cual me saco el sombrero por cómo ha luchado por su hija. ¿Pero qué puede hacer desde el lugar que tiene? Las organizaciones sociales somos un brazo, pero la política la tiene que ordenar el Gobierno”, dice el activista argentino sobre la referente número uno de la lucha contra la trata de personas en Argentina.

“Es importante que la sociedad civil esté unida y que cada padre de familia se comprometa. La situación es compleja y hay que pedirle al Gobierno políticas públicas comprometidas. Nosotros podemos actuar, pero si no tenemos un juez competente todo queda en la nada”, agrega Mao sobre la lucha.

Con respecto al vínculo entre el Estado y las ONG, el titular de la RATT internacional analiza: “Es importante que las organizaciones trabajen con el Estado, pero que los fondos salgan de la Responsabilidad Sociedad Empresarial. Porque si uno trabaja directamente con el Estado no le puede reclamar nada, porque no va a morder el plato del que le da de comer. Hay líderes como Nora Cortiñas y Adolfo Pérez Esquivel que denuncian corrupción gubernamental y otros que se callan”.

 

El dolor por la muerte del papá de María Cash

Fernando Mao definió a Federico Cash, el padre de la joven diseñadora que murió esta semana en un accidente de tránsito, como un “ícono” de la lucha de jóvenes perdidos. “Con su muerte se nos fue un héroe. Todas las personas que lo conocimos vamos a sentir su ausencia”, dice sobre su muerte.

El papá de María Cash realizó su último viaje el martes pasado. Se dirigía a Bariloche por la ruta 152. Pero en la provincia de La Pampa chocó de frente contra otro vehículo y perdió la vida de manera instantánea.

El hombre estaba detrás de una nueva pista sobre el posible paradero de su hija, quien desapareció en julio de 2011, cuando iba a visitar a un amigo, en la provincia de Jujuy. La vieron por última vez en una estación de servicio de Salta, y desde entonces su destino es un verdadero misterio.

“Argentina perdió un emblema de un padre que busca a su hija ante un Estado ausente. Era una persona súper comprometida con la búsqueda de su hija, que se levantaba a las seis de la mañana para cruzar datos y atender el teléfono. Había instalado una fiscalía en su propia casa”.



Nadia Galán