POLICIA

Un cartonero vivió 10 años con la momia de su madre en la cocina

Desde que murió, la tenía envuelta con bolsas de plástico. 

default
default Foto:Cedoc

La Policía Bonaerense descubrió en la cocina de una casa de la localidad de Carapachay el cadáver de un hombre de 58 años al lado del "cuerpo momificado" de su madre, que llevaba allí alrededor de una década.

Así lo revelaron hoy fuentes policiales a DyN y precisaron que el hallazgo se produjo por el llamado de los vecinos al teléfono 911 a raíz del mal olor en la zona proveniente de la casa ubicada en la calle Fray Cayetano Rodríguez 3374. La vivienda está ubicada en un barrio de clase media y tenía sus puertas cerradas con llave, por lo que los efectivos de la Comisaría sexta de Carapachay-Vicente López debieron forzar el ingreso.

En las distintas habitaciones del interior encontraron "residuos de todo tipo", según confiaron las fuentes, porque el hombre fallecido "se dedicaba a cartonear y llevaba allí residuos reciclables". Y al llegar a la cocina "encontraron el cadáver de él, sentado sobre una silla y en avanzado estado de descomposición" y en otra silla "el cuerpo momificado de ella como 'emponchado' cubierto por bolsas de arpillera y plástico".

Las fuentes confiaron a esta agencia que "las bolsas tenían roturas a la altura de la cara y se pudo ver que el cadáver conservaba restos de piel y cabellos".

"Era un hombre ermitaño y no tenía trato con los vecinos", confiaron las fuentes y agregaron que "en la última década se habría alimentado sobre todo con huevos duros, porque hay cáscaras y envases por todos lados".

El hombre fallecido fue identificado como Claudio Alferi y la mujer, Margarita Amaz de Alferi, quien, según las fuentes de la agencia DyN, "por lo que cuentan los vecinos habría fallecido hace una década cuando tenía 90 años".

La Unidad Fiscal de Investigaciones del distrito Vicente López Oeste tomó intervención en el hecho y ordenó que los policías de la sección científica y antropólogos examinen ambos cadáveres, que en principio no tenían signos de violencia. 


Redacción de Perfil.com