POLICIA CREEN QUE LA BANDA MIXTA TENIA SEIS MIEMBROS


Un ex policía sería el cabecilla de los secuestradores del empresario

Sospechan de un ex miembro de la Federal que se habría unido a un viejo delincuente con antecedentes en otros hechos. Alta capacidad de fuego.

Víctima. Rebagliati declaró durante nueve horas y aportó datos sobre los delincuentes que lo raptaron.
Víctima. Rebagliati declaró durante nueve horas y aportó datos sobre los delincuentes que lo raptaron.
Foto:Darío Batallan

El negociador de la banda que secuestró al empresario Daniel Rebagliati condicionó a los familiares en su primera comunicación telefónica: “Nada de policías”, les dijo en un mensaje que repetiría en otras llamadas. Para no poner en riesgo a la víctima, los investigadores se dedicaron a escuchar las conversaciones y a dar algunas directivas sobre el pago del rescate. Con el paso de las horas y la falta de pruebas, los detectives entendieron que estaban frente a una organización más sofisticada que las que suelen operar en la zona.

ARTÍCULOS RELACIONADOS


Según fuentes policiales y judiciales consultadas por PERFIL, la principal sospecha que tienen los investigadores apunta a una banda mixta, liderada por un ex policía y un secuestrador experimentado, con antecedentes en casos resonantes. “Estamos cerca”, adelantó un vocero a este diario sobre la posible detención de los autores, y enfatizó que podrían ordenarse varias medidas en las próximas horas.   


Los pesquisas reconocieron que empezaron a analizar legajos y perfiles de ex convictos que purgaron condenas por secuestros extorsivos a mediados de la década pasada. Por estas horas, casi todos repiten lo mismo: “No descartamos nada”.


Para ellos no es un dato menor que ex integrantes de las bandas más emblemáticas que operaron a principios de los años 2000, como la liderada por Jorge Leiva, alias “el Negro Sombra”, estén actualmente en libertad.  


Por lo pronto, la pista más firme apunta a una banda mixta, formada por un ex miembro de la Federal y al menos un secuestrador con un pesado prontuario.


Según las fuentes, la banda estaría integrada por no más de seis hombres, entre ellos delincuentes comunes que se habrían encargado de la custodia, la captura y el traslado de la víctima.


Entre los nombres que se barajaron en las primeras horas, llegó a figurar el de uno de los secuestradores de Patricia Nine, hija del dueño de un shopping de Moreno, que en 2004 estuvo 25 días secuestrada, que salió en libertad en diciembre de 2012. “Todos los lugares en donde se movió la banda que secuestró al empresario Rebagliati son de su influencia”, reconoció a PERFIL una fuente vinculada a la investigación. Este hombre estuvo alojado en el pabellón 5 de la cárcel de Villa Devoto, donde algunos recuerdan que a sus compañeros solía decirles que, cuando recuperara su libertad, volvería a su “viejo laburo” y que iba a trabajar con policías. Con el paso de las horas el dato comenzó a perder a fuerza.


Sobre la supuesta intervención de un ex integrante del grupo terrorista peruano Sendero Luminoso, los voceros reconocieron que “no” están siguiendo esa línea de trabajo. Sin embargo, y según publicó el diario La Nación, “la aplicación de torturas con una picana, el trato inhumano que recibió el empresario durante algunos tramos de su cautiverio, el acento peruano de al menos uno de los delincuentes y la estructura del grupo refuerzan la hipótesis de que la banda estaría integrada por policías y ex guerrilleros de Sendero Luminoso”.


“Esta es una banda peligrosa, con logística, capacidad de fuego e inteligencia”, se limitó a decir sobre la banda el secretario de Seguridad Sergio Berni, quien enseguida aclaró: “La investigación tiene hermetismo y no podemos dar más datos”.

Relato salvaje. Rebagliati, por cuya liberación su familia pagó un rescate de 1.800.000 pesos, declaró que estuvo encerrado, que no pudo ver a sus captores porque estaba encapuchado y que lo “picanearon”. Durante nueve horas estuvo sentado frente al fiscal general de Tres de Febrero, Paul Starc, reviviendo el momento en que dos vehículos le impidieron el paso cuando llegaba a trabajar a la empresa familiar de la localidad bonaerense de Martín Coronado, el 28 de abril. Recordó cómo lo trataron y cómo se movió la banda de secuestradores que lo privó de su libertad.


“Nunca vi a nadie porque estuve siempre encapuchado”, aclaró el empresario. Sí pudo decir que una persona se encargaba de vigilarlo en el sitio en donde estuvo cautivo y que era sacado de allí cuando tenía que darle pruebas de vida a su familia. “Lo sacaban a deambular para que no se pudiera rastrear la llamada”, explicó el abogado de la familia, Rafael De Francesco, en diálogo con PERFIL.

 

La pista de Sendero Luminoso

La fiscalía que investiga el secuestro de Rebagliati no descarta la pista que apunta a un ex miembro de Sendero Luminoso, aunque en las últimas horas los investigadores del caso reconocieron que tienen otras líneas de trabajo.


La hipótesis dejó al descubierto la presencia de ex guerrilleros en nuestro país, un dato que no es nuevo si se tiene en cuenta que Marcos Estrada González, el supuesto capo narco de la Villa 1-11-14 del Bajo Flores habría formado parte del grupo junto a dos de sus laderos. De hecho, en 2013 otro presunto integrante fue apresado en el barrio de San Telmo. Cinco años antes, pero en la provincia de Córdoba, habían capturado a otro miembro de esa facción.



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Daniel Rebagliati
  • secuestros
  • Sendero Luminoso
  • Negro Sombra
  • empresario secuestrado
  • Paul Starc