POLICIA DRAMA EN PARQUE AVELLANEDA


Un hombre falleció de un infarto por el secuestro virtual de su hijo

Lo llamaron a la madrugada exigiéndole el pago de un rescate por un rapto que nunca se concretó. 

Dolor. La víctima vivía con su familia en el segundo piso de un complejo habitacional ubicado sobre la avenida Alberdi al 4100.
Dolor. La víctima vivía con su familia en el segundo piso de un complejo habitacional ubicado sobre la avenida Alberdi al 4100.
Foto:Juan Obregón

Un hombre murió de un infarto ayer por la madrugada luego de recibir una llamada de personas que aseguraban tener secuestrado a uno de sus hijos, aunque luego se comprobó que se trataba de un secuestro virtual.

El episodio ocurrió pasadas las 4 de la madrugada, cuando Orlando Bianchi (63) atendió el teléfono en su casa de Alberdi al 4100. Del otro lado de la línea, una voz alertaba que uno de sus hijos había sido secuestrado. En un principio, Bianchi y su esposa intentaron comunicarse con el joven, pero al no poder ubicarlo, creyeron en la extorsión.

Alertados por la creciente ola de secuestros virtuales, la pareja se comunicó con la Policía Federal. En ese momento, Bianchi sufrió una descompensación y falleció en el acto. Según se supo, el hombre no poseía antecedentes por problemas cardíacos.

“No quiero a hablar, estamos muy dolidos por lo que pasó”, sostuvo a PERFIL Fernando Bianchi, uno de los hijos de la víctima.
Por el hecho intervino la Comisaría 40 de Parque Avellaneda, donde en un principio descartaron la hipótesis de que el llamado proviniera de un centro penitenciario, como suele ocurrir en muchas ocasiones.

En la causa por la muerte de Bianchi tomó intervención la Fiscalía de Instrucción Nº 40, a cargo de Estela Andrades.
Fuentes policiales indicaron a PERFIL que desde la mañana de ayer, el cuerpo de Bianchi permanecía en la morgue judicial. Al cierre de esta edición todavía no se había realizado la autopsia correspondiente.

Cómo prevenirse. La modalidad del secuestro virtual es una tendencia que va en alarmante crecimiento. Por la reiteración de casos, la Procuración General de la Nación creó un equipo especial de fiscales de instrucción. El grupo está a cargo de Diego García Yomha, director de Análisis Criminal del Ministerio Público, y Marcelo Colombo, fiscal de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas.  

Los fiscales elaboraron una guía de “precauciones” que deben ser tomadas en cuenta en caso de recibir este tipo de llamados. “Estos casos se inician a partir de una llamada en la que se simula el secuestro de un familiar de quien atiende, con la finalidad de forzar la entrega de dinero como ‘rescate’. Suelen realizarse por la madrugada, entre las 2 y las 5, para despertar a las potenciales víctimas”, explicó la fiscal Cristina Caamaño, quien participó de la elaboración del documento difundido hace dos semanas por el Ministerio Público Fiscal.

 

Más de 200 casos por semana

El secuestro virtual se ha convertido en un flagelo de difícil prevención. Los casos se repiten a diario, aunque el pico se registra entre sábados y domingos, en horas de la madrugada.

Según la Policía Metropolitana, en la Ciudad de Buenos Aires se registran alrededor de 200 llamados de estas características por semana, aunque muchas de las extorsiones no llegan a concretarse.

Hace dos meses el rector de la Universidad de La Matanza, Daniel Eduardo Martínez, se convirtió en una víctima de esta peligrosa modalidad. “Me pasaron con una mujer que me pedía por favor que la sacara de ahí. La voz era igual a la de mi hija. Pensé lo peor”, contó Martínez, quien además aseguró que pagó una importante suma de dinero por su supuesto rescate.

“No podía razonar. Escuché las demandas de los secuestradores y pagué”, explicó en aquel momento. Tras el pago, llamó a su hija y descubrió que ella estaba durmiendo en su casa.



Redacción de Perfil.com