POLICIA TECNOLOGIA AL SERVICIO DEL DELITO


Un nuevo mercado que creció por la falta de importaciones: desarmaderos vip

Son “talleres de excelencia” donde se desarman coches importados como Audi TT o Land Rover. En dos de ellos encontraron vehículos de competición con sus motores adulterados.

a fondo. El BMW secuestrado competía en Turismo Internacional (abajo) y el Dodge (arriba), en la categoría TC Pista Mouras.
a fondo. El BMW secuestrado competía en Turismo Internacional (abajo) y el Dodge (arriba), en la categoría TC Pista Mouras.
Foto:Cedoc
No están tan a la vista como aquellos desarmaderos que florecían como hongos en el Conurbano a finales de los años 90. Pero siguen estando. Algunos convertidos en “talleres de excelencia” que revelan un extraño fenómeno delictivo: el de los coches de carrera armados con piezas y motores robados.

En apenas sesenta días fueron clausurados dos galpones donde se preparaban vehículos de competición que no sólo no tenían la documentación en regla sino que además habían sido ensamblados con partes de dudosa procedencia. Pero eso no es todo: también dieron con desarmaderos dedicados a desguazar y vender autos de alta gama de marcas importadas, como Audi, Land Rover o BMW.

Estos operativos forman parte de las inspecciones que realiza la Dirección de Fiscalización de Desarmaderos y Autopartes, bajo la coordinación de la Dirección Nacional de Investigaciones, y en el marco de las políticas de control preventivo dinámico que implementa el Ministerio de Seguridad.

Al respecto, la ministra Patricia Bullrich, expresó que “se realizan mediante el despliegue de las fuerzas y con una extensa investigación previa para localizar a todos los eslabones de la cadena y así desbaratar por completo a las organizaciones criminales”.

“Este trabajo preventivo y de control de la Policía Federal permite encontrar estos desarmaderos que, en muchos casos, completan la cadena de delincuencia que empieza con los robos, en algunos casos a mano armada, sigue con el desarme y termina en el comercio ilegal”, asegura a PERFIL Eugenio Burzaco, secretario de Seguridad de la Nación.

De carrera. En el Bajo Flores detectaron un taller mecánico de “alta competición” que, además de no contar con la habilitación correspondiente, guardaba autos de la categoría TC Pista Mouras (TCPM).

Los coches no estaban en exhibición: el fin de semana previo a la inspección habían corrido en el autódromo de Concepción del Uruguay, en la provincia de Entre Ríos. Eran parte del equipo Dodge del Nero 53 Racing. No tenían papeles y sus motores Cherokee habían sido adulterados. También hallaron un viejo Lotus Seven de competición, que tampoco tenía la documentación correspondiente y su motor había sido dado de baja, aunque estaba en plena actividad.

Además de los coches de carrera, y de manera coincidente con los últimos operativos realizados en estos talleres, secuestraron autopartes ilegales y documentación. En este caso, el encargado del lugar, de 46 años, fue demorado y puesto a disposición de la Justicia.

En el barrio de Mataderos funcionaba un desarmadero de similares características. Tres autos de carrera fueron secuestrados porque presentaban la numeración del motor adulterada. Eran un BMW, un Fiat Uno y un Chevrolet Corsa que corrían en Turismo Internacional, una categoría promocional del automovilismo nacional.

“La proliferación de los desarmaderos abocados exclusivamente a vehículos de alta gama debe analizarse sin perder de vista el estado actual del mercado de reposición autopartista. Los altos valores de recambio, sumados a las grandes limitaciones que existieron para la importación de piezas que no se fabrican en el mercado local, favorecieron el desarrollo y las condiciones de comercialización de las autopartes provenientes de desarmaderos”, explica un vocero consultado por este diario. 

En un taller de la avenida Carabobo al 1200, en el barrio de Flores, los peritos que trabajaron en el lugar calificaron como “de excelencia” la labor de los mecánicos. Es que uno de los vehículos secuestrados –destacaron a PERFIL– poseía soldado el panel frontal con numeración original del chasis correspondiente a otro similar en desguace. De no haber sido detectado, por ejemplo, hubiese pasado inadvertido en las inspecciones en plantas verificadoras de automotores.

En este caso no detectaron coches de competición, pero sí autos de alta gama por valores que superan el millón de pesos. Había dos Audi TT, por ejemplo. Uno de ellos no tenía motor ni el chapón en el que figura la numeración del chasis.

Se robaron 1.397 autos

En la Ciudad de Buenos Aires se robaron 1.397 autos en los primeros cinco meses del año, según datos proporcionados por la Policía Federal. En al menos 292 de ellos se trató de vehículos de alta gama o tope de gama de ciertos modelos, lo que mostraría una incidencia del 20% sobre el total de sustracciones.

Cabe destacar que en la actualidad la gran mayoría de los desarmaderos que funcionan en infracción a la Ley 25.761 o que se abastecen de vehículos provenientes del robo o hurto operan en algún grado con automotores de alta gama.

En este sentido, los voceros consultados por este diario remarcaron que en el 60% de los allanamientos realizados en virtud de la aplicación de la ley referida en lo que va del año se encontró al menos un vehículo y/o autoparte correspondiente a los denominados “alta gama”.