POLICIA TIENE 40 AÑOS Y ESTA CASADO

Un profesor de Anahí que pedía su aparición es el principal acusado

Fue detenido en su casa de Llavallol, cercana a la reserva natural donde fue hallado el cuerpo de la joven de 16 años. Un diario íntimo y los testimonios de los compañeros de la víctima lo comprometen.

Mensajes cruzados. El profesor interactuaba con Anahí y otras alumnas desde su cuenta “consultas matemáticas”.
Mensajes cruzados. El profesor interactuaba con Anahí y otras alumnas desde su cuenta “consultas matemáticas”. Foto:cedoc

Hay un detenido por el crimen de Anahí Benítez y es su profesor de matemáticas, un hombre de 40 años que vive cerca del lugar donde fue hallado el cuerpo de la víctima, en el partido de Lomas de Zamora. Y no sólo eso: era uno de los contactos de la chica que más activamente se mostró en la cruzada que armaron en las redes sociales pidiendo su aparición.

El diario íntimo de la joven de 16 años fue clave para encaminar la investigación hacia este docente que fue demorado en su casa delante de su mujer.

El profesor fue identificado como Leonardo Agostino. Según fuentes policiales, dicta clases de matemática en la Escuela Normal Antonio Mentruyt (ENAM) de Banfield, donde fue docente de Anahí en 2015. “Anoche –por el viernes– se agregaron (a las pruebas) testimonios y un audio de comunicación de la víctima con una compañerita que apuntaba a la sospecha que veníamos teniendo sobre este profesor, de una relación obsesiva que tendría la nena”, afirmó una de las fiscales de la causa, Verónica Pérez, en declaraciones al canal A24.

En un allanamiento realizado en la casa de Anahí los investigadores descubrieron un diario íntimo que contenía gran cantidad de fotos de Agostino. En otro de los operativos efectuados en una vivienda hallaron una pala con restos de tierra y una olla pequeña con arroz, el alimento que fue detectado en el estómago de la chica.

Perfil. “Por favor compartan. Publica oferta de recompensa. Paradero Anahí Benítez”. “Buscamos a Anahí”. “Aparición con vida de Anahí ya”. Esos fueron algunos de los mensajes y fotos que el profesor de Anahí publicó este viernes a la mañana, cinco horas antes de que fuera hallado el cuerpo de la joven enterrado y desnudo en el extenso predio de la reserva de Santa Catalina, en Lomas de Zamora. Ayer  a la madrugada, después de  más de veinte allanamientos,  Agostino terminó esposado.

Según fuentes policiales, el docente fue detenido en su casa de Llavallol, donde vive con su esposa y su pequeño hijo, y a unas pocas cuadras del lugar en donde se encontró el cadáver de Anahí después de una semana de estar desaparecida.

“Esta profunda tristeza la vamos a transformar en lucha por vos… Callaron tu voz pero no la nuestra. Vamos a gritar bien fuerte justicia. Vamos a ser tu voz”, escribió la esposa del acusado, antes de que sea detenido. Después, la mujer declaró a la prensa: “Lo único que voy a decir es que Leonardo fue el profesor de la nena. En todo momento aportamos nuestra ayuda para que encuentren a la nena, en todo momento estuvimos cooperando”.

“Yo sólo sé que quizás tenía una relación cercana (con el profesor), no sé mucho más”, afirmó Sofía, compañera de Anahí, quien concurrió ayer a la marcha que se realizó en el Congreso Nacional para pedir Justicia por el crimen (ver aparte).

Anahí era uno de los 400 contactos en Facebook que tenía el profesor. El año pasado Agostino le comentó una foto: “Uno de los tesoros del ENAM”.

La última vez que se la vio con vida a Anahí fue el 29 de julio a las 17 cuando le dijo a su mamá que iba a ir a caminar un rato. Después no se supo más de ella. Según informaron fuentes de la investigación a PERFIL, el informe de autopsia reveló que la joven fue asesinada entre “36 y 24 horas antes del hallazgo del cuerpo”. “Después de haber comido porque tenía papillas en el estómago”, se informó.

Lo que queda determinar es dónde estuvo la joven entre el sábado y el jueves o viernes que se estima la data de muerte. Análisis complementarios ayudarán a determinar si la joven permaneció cautiva o por propia voluntad en algún lugar desde el sábado hasta el momento de su muerte o si el crimen fue cometido más cerca de la fecha de desaparición y que las condiciones climáticas (como las bajas temperaturas y el haber estado el cuerpo enterrado) influyeron para retrasar el proceso de putrefacción del cuerpo.

La chica murió por “sofocamiento” y “no surgió ningún signo de defensa” de parte de la víctima. Tampoco sufrió abuso sexual.

Anoche sus restos eran velados en la Casa Lassalle, ubicada en la avenida Hipólito Yrigoyen 8762. Esta mañana le darán el último adiós.