POLICIA ESCRIBIO UNA CARTA DESDE LA COMISARIA DONDE ESTA DETENIDO

Uno de los acusados del caso Melina dice que es inocente

La testigo clave lo involucra en el hecho, pero Chavito Fernández dice que se enteró de la desaparición de la víctima por Facebook.

Foto:Cedoc

Joel Emanuel Fernández, alias “Chavito”, el joven que se autoincriminó y que fue señalado por Melody, la principal testigo, como uno de los autores del homicidio de Melina Romero, ahora se desliga del caso y dice que es inocente.

Desde la comisaría de San Martín donde se encuentra detenido, Chavito envió una carta a su familia: “Soy inocente. Si me pasa algo les dejo un recuerdo mío”.

El 11 de septiembre, Fernández reveló a la policía la presunta trama del crimen. “Entre el Toto y el Narigón –otros dos detenidos–querían darle a Melina bebidas alcohólicas con pastillas para drogarla y ‘enfiestarla’”. Luego, dijo que la mataron “con trompadas y patadas” y que el cuerpo fue colocado “en una bolsa de nylon y la tiraron desde un puente que está por el Camino de Buen Ayre”.

La autoincriminación del joven de 20 años fue plasmada en el expediente a través de los testimonios de los policías. Pero, días más tarde, Fernández volvió a declarar frente a la fiscal de la causa, María Fernanda Billone. En la indagatoria, a la que tuvo acceso PERFIL, se desligó del crimen, aseguró que había sido obligado a hablar por los policías que “lo amenazaron y golpearon” y dio otra versión: “El 23 de agosto vi a Melina a las 3.30, en el boliche Chankanab, quien estaba acompañada de Toto y un amigo de éste, apodado Narigón”. Según Chavito, a esa hora se fue “al boliche de enfrente, de nombre Godofredo”, pero antes de irse vio al “Narigón comprando una cerveza, la cual abrió y le colocó una pastilla rosa adentro”, y escuchó al Narigón decir a Toto que “le convidaría de su bebida a Melina”.

“Aproximadamente a las 6.30 de la madrugada, el dicente salió de dicho local bailable y vio que Melina se estaba tomando un remís acompañada por Toto y el Narigón”. Según su versión, él salió del boliche y se fue a trabajar a una casa donde realiza refacciones y se enteró de la desaparición de Melina “por Facebook”.

Además, si bien confirmó la dirección de la casa de Toto, el menor de edad detenido en la causa reconoció que le indicó mal a la policía el domicilio del Narigón. Según señala en el expediente, “sólo sabía que era en la Villa La Escalada. Entraron a un pasillo y le exigieron, amenazándolo con un arma de fuego, que indicara cuál era la casa del Narigón y apuntó hacia cualquier casa. Y en ese momento salió un sujeto  de tez blanca y le preguntaron si ése era el tío del Narigón. Por temor dijo que sí”. Se trata de Javier Rodríguez, el cuarto detenido que tiene la causa.

Chavito mencionó a otro amigo de nombre Alan que le contó que “a las 4 de la madrugada del lunes pasó por Villa La Escalada y había visto a dos hombres tapados con capucha, llevando un bulto tapado por dos bolsas de consorcio unidas, entre las cuales vio salir una mano y pensó que se trataba de Melina”.

A pesar de que en declaraciones judiciales Fernández intentó despegarse del caso, Melody lo involucra en forma directa. “Melina no le daba mucha bola, pero Joel estaba obsesionado con ella”, contó la testigo a la fiscal en una de sus cuatro declaraciones. Ella dice haber presenciado el crimen, y aseguró que Chavito y otros dos detenidos golpearon y arrojaron a la víctima al arroyo Morón.

En la carta que escribió a su familia, Chavito se muestra desamparado: “Estoy en las manos de Dios, es el único que puede ayudarme”.

 

Esperan los resultados de la autopsia

Hasta el momento, el testimonio de Melody es la principal prueba que tiene la causa por el crimen de Melina Romero. Las cuatro declaraciones de la amiga de la víctima sostienen las detenciones de Joel Fernández (20), alias “Chavito”, Toto (16), Elías Fernández (18) y Javier Rodríguez (44), debido a que la autoincriminación de Chavito es discutida por los abogados defensores. Por eso, se esperan los resultados de la autopsia, que pueden terminar con muchos de los interrogantes que deja el expediente, entre ellos, la mecánica de muerte. Si bien Chavito y Melody declararon que Melina fue abusada y asesinada a golpes, aún no fue confirmado por las pericias. “Estamos esperando la totalidad de los estudios periciales para determinar las causales de muerte y contraponerlo con el testimonio de Melody, que nos plantea muchas dudas sobre su veracidad”, dijo a PERFIL Sergio Doutres, abogado defensor de Chavito.

En la autopsia, los forenses recolectaron fauna cadavérica, tomaron placas radiográficas, extrajeron tacos de piel y tomaron muestras para exámenes de toxicología. Ayer, comenzaron las pericias anatomopatológicas, que revisan microscópicamente muestras obtenidas del cadáver, y el estudio entomológico de la fauna cadavérica.



Cecilia Di Lodovico