POLITICA LA INVESTIGACION POR LA MUERTE DE NISMAN

La causa profundiza la pelea entre la familia y Arroyo Salgado

La madre y la hermana recurrieron a un abogado para “supervisar” en las sombras la estrategia de la ex mujer. 

Foto:Cedoc Perfil

Dos meses y medio después de la muerte del fiscal Alberto Nisman, las diferencias entre la familia de sangre del funcionario y su ex mujer, Sandra Arroyo Salgado, se profundizan por las estrategias judiciales en la causa en la que se investigan las razones del deceso.

La fiscal Viviana Fein intenta por estos días determinar la presunta existencia de tres cajas de seguridad, de otras cuentas en Chile y Uruguay, y también de inmuebles en Estados Unidos. Además, accedió a las declaraciones juradas de Nisman, en las que no estaban informadas ni la cuenta bancaria del Merryl Lynch, ni cajas de seguridad.

Eso llevó a un grupo de familiares de Nisman, entre tíos y primos, a convencer a su madre, Sara Garfunkel, como a su hermana, Sandra, a consultar a un abogado sobre el proceso y los avances de la causa. Desde entonces, la familia, que comparte la querella con Arroyo Salgado, es asesorada por un abogado que supervisa en las sombras las estrategias de la jueza.

Según explicaron algunos familiares consultados, las razones de esta decisión tienen que ver con que Arroyo Salgado podría verse “excedida” por la situación. Por ese motivo temen que la jueza pueda perder la “objetividad en la pesquisa, que ella misma lidera”. Si bien no desconfían de las intenciones de Arroyo a la hora de proteger a sus hijas, no habría caído bien en el seno de la familia Nisman que haya sido la querella la que planteó el supuesto “móvil económico”, lo que derivó en que se develaran datos “sensibles”. Arroyo Salgado fue, de hecho, quien reveló la existencia de la cuenta en EE.UU., algo que les ha traído serias preocupaciones tanto a Sandra Nisman como a Sara Garfunkel, ambas cotitulares en el Banco Merryl Lynch.

La semana pasada Sandra declaró ante Fein que esa cuenta la había abierto a pedido del fiscal fallecido, junto a su madre y el informático Diego Lagomarsino. Según su relato, accedió a la cotitularidad de la cuenta “sin precisiones” de lo que firmaba.

Agregó, además, que desconocía si había o no dinero. Ahora resta que la madre dé su testimonio y precise sobre la cantidad de dinero y documentación que extrajo previo a la inspección ocular que llevó a cabo Fein en las tres cajas de seguridad, según trascendió desde fuentes con acceso a la causa. Dos de esas cajas estaban en el Banco Ciudad y la otra, en una reconocida financiera. Y con todas estaría relacionada Sara Garfunkel.

Fein investiga por estos días no sólo la existencia de otras cuentas bancarias de Nisman, sino también la de presuntas propiedades en Estados Unidos. Según especialistas, la omisión en las declaraciones juradas por parte del funcionario podría hacer girar la investigación y acusar de “asociación ilícita” a los cotitulares, en caso de confirmarse algún tipo de complicidad. Aunque si se demostrara que el dinero que se manejaba en la cuenta y cajas bancarias era “legal” con sustento en el buen pasar familiar por ingresos de empresas propias, la madre y hermana de Nisman no deberían preocuparse.

Sin embargo, el foco patrimonial y económico excedería el objeto procesal de Fein. Por ello, esa documentación sería remitida a la causa que abrió la UIF de José Sbatella contra Diego Lagomarsino por supuesto “lavado de activos” y que recayó ante el  juzgado federal criminal 6, a cargo de Rodolfo Canicoba Corral.


Natalia Aguiar