POLITICA DARIO RICHARTE

Tras el caso Nisman, el vice de la UBA y ex SIDE se tomó licencia

Con un pasado vinculado a la política, docentes y estudiantes piden la renuncia de Richarte.

Foto:crimenyrazon.com

Darío Richarte, vicerrector de la Universidad de Buenos Aires (UBA), tomó una licencia por noventa días de su cargo académico. El hecho no llamaría la atención si no pareciera ser parte de una cadena de acontecimientos que comenzaron luego de la muerte del fiscal Alberto Nisman. Richarte, que forma parte de un estudio de abogados, renunció hace unas semanas a la defensa del vicepresidente Amado Boudou en las causas que se le siguen en la Justicia.

La Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), además, se encontraba en una campaña para pedir su renuncia por su rol durante los acontecimientos del 20 y 21 de diciembre de 2001, cuando ejercía como vicejefe de la SIDE. Durante el largo noviazgo del Gobierno con el ex jefe de los espías Jaime Stiuso, Richarte se ocupó de la defensa de algunos de los funcionarios más complicados en la Justicia.
“Su licencia está vinculada directamente a la crisis ocasionada por la muerte de Nisman –asegura a PERFIL Julián Asiner, presidente de la FUBA, que nuclea a los estudiantes universitarios–. Es un personaje vinculado a Stiuso que renunció a la defensa de Boudou cuando Stiuso fue apartado de su rol como jefe de los servicios. El gremio docente y los estudiantes exigimos su renuncia definitiva porque no puede dirigir la universidad una persona vinculada a ese submundo y que es un defensor de corruptos del kirchnerismo”.

Emiliano Yacobitti, secretario de Hacienda de la UBA, lo desvinculó de la crisis política: “Nos pidió licencia por motivos personales y es en función de esa causa que se la concedimos, no tiene nada que ver con ninguna otra cosa”. PERFIL no pudo ubicar a Richarte en sus teléfonos.
La licencia fue aceptada por el rector Alberto Barbieri. Richarte proviene de la Franja Morada, agrupación radical en cuyo nombre ocupó la secretaría general de la UBA durante la gestión de Oscar Shuberoff. Abandonó ese cargo para ser subsecretario de la Secretaría de Inteligencia bajo la presidencia de Fernando de la Rúa.

Durante el kirchnerismo, su estudio defendía también a Juan Manuel Abal Medina, investigado por desvíos de fondos del programa Fútbol para Todos; al vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro; y al ex titular del Occovi Claudio Uberti, por el caso de la valija de Antonini Wilson.
Sergio Szpolski manifestó varias veces que era su socio “oculto” en el pool de medios K Grupo 23. La Federación estudiantil anunció que realizará actos para que su alejamiento del cargo de vicerrector de la UBA sea definitivo.


Diego Rojas