POLITICA

2015: Cristina Kirchner toma distancia de la campaña por la sucesión

En el Gobierno reconocen que la jefa de Estado evitará quedar asociada a un candidato y a una posible derrota.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

Cristina Kirchner no bendecirá a ninguno de los precandidatos kirchneristas presidenciables hasta las internas abiertas de agosto del año que viene. El objetivo es no quedar pegada a una derrota, que pueda debilitarla en lo que le queda de mandato. “¿Para qué se va a jugar ahora? No tiene sentido”, concluía un ministro en diálogo con PERFIL. Mientras tanto, la jefa de Estado intentará encauzar la economía para aumentar el colchón de votos propios de cara a 2015, y promoverá en silencio que cada uno de los aspirantes a sucederla se mueva con comodidad, para ver quién llega mejor a la contienda.

Desde el semillero de la Casa Rosada salieron a plantarle posibles rivales a Daniel Scioli, quien, si bien está dentro del Frente para la Victoria, no es de los preferidos de CFK, aunque por ahora es el que mejor mide: cree que si gana, el gobernador bonaerense no continuará con el “modelo”. Por eso, apareció un abanico de funcionarios y gobernadores que –con la venia presidencial– declararon por lo bajo o en voz alta su intención de competir en las internas: el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el ministro del Interior, Florencio Randazzo; el ministro de Defensa, Agustín Rossi; el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri; el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, y el senador Aníbal Fernández.

Capitanich, por ahora, se limita a su rol de jefe de Gabinete. Gana conocimiento con su conferencia matinal de prensa diaria y se muestra como un gestor. Pero enfrenta el desgaste de la exposición cotidiana y las ironías humorísticas.

El que más lanzado está entre los kirchneristas puros es Randazzo. Inaugura estaciones y formaciones de trenes en el área metropolitana y el interior con frecuencia, y tiene guardados varios anuncios de acá a marzo de 2015. Uno de ellos podría ser la compra de 500 vagones de carga a China. La reactivación del transporte de carga ferroviario es también un nuevo desafío a Hugo Moyano.

Hoy, la mayor parte del transporte de carga se hace con camiones. Mientras tanto, la Presidenta ordenó construir en Argentina mil vagones de carga más, que estarán listos cuando ella abandone la presidencia. Si consigue el pergamino de haber reformado el sistema ferroviario, Randazzo piensa en pararse como uno de los kirchneristas con más posibilidades de arrebatarle a Scioli su sueño presidencial. Falta mucho. Urribarri es otro oficialista que quiere ir a las internas de presidenciables, pero sabe que corre con desventaja: su bajo conocimiento. El entrerriano tendrá que intensificar sus recorridas por el país para levantar su imagen. Rossi se promueve como “el candidato silencioso”: visita una o dos provincias por semana. Y lo del senador Fernández es más declamativo que real. Para todos los aspirantes kirchneristas, el futuro político dependerá de la situación.



Mariano Confalonieri