POLITICA LA CARRERA POR LA SUCESIÓN

2015: Randazzo ya diseña una estrategia para enfrentar a Scioli

El ministro del Interior y Transporte tiene decidido dar la pelea no sólo para estar entre los candidatos que aspiran a un lugar en 2015, sino también para disputarle el lugar a Daniel Scioli.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Florencio Randazzo tiene decidido dar la pelea no sólo para estar entre los candidatos que aspiran a un lugar en 2015, sino también para disputarle el lugar a Daniel Scioli, que hasta ahora es el mejor posicionado en las encuestas.

El ministro del Interior y Transporte, que se anotó hace rato para estar en la grilla, pretende hacer foco en la gestión para vencer a su adversario interno. "Cuando llegue el momento, nosotros vamos a mostrar qué es lo que hicimos y vamos a desafiar a los demás a que muestren qué hicieron", dicen cerca del ministro.

Tarde o temprano, ambos terminarán por chocar en sus ambiciones. Los dos pretenden ser herederos naturales de Cristina Kirchner en 2015. Los dos tienen responsabilidades de gestión. Y cada vez más se observan como competidores. Ayer, Randazzo sorprendió al cargar públicamente el problema de la seguridad del transporte público bonaerense sobre las espaldas de Scioli. Consideró que la protesta de los colectiveros fue a raíz de “un pedido puntual al gobernador de la provincia de Buenos Aires”.

Hubo, por supuesto, interpretaciones políticas de sus declaraciones. Para el ministro, los hospitales y las escuelas de la provincia no funcionan como corresponden, la inseguridad es acuciante y los números bonaerenses están en rojo. Afirma que contrapondrá a eso su gestión ferroviaria. Asegura que, para mediados de año, estará circulando la nueva flota del Sarmiento, que en septiembre pasará lo mismo en el Mitre y que a principios de 2015 ocurrirá lo propio con el Roca. Además, llamó a licitación para la electrificación del Roca. Tras acelerar los trámites de emisión de los documentos de identidad y los pasaportes, el transporte es la última carta que tendrá el ministro para mostrar. Pero es un arma de doble filo. Hoy, el sistema ferroviario es arcaico y Randazzo tiene que rezar cada mañana para que no haya un accidente que opaque su estrella para siempre. Los trenes fueron abandonados durante décadas, y, en especial, por este Gobierno.

El ministro considera que corre con una ventaja: CFK no quiere que Scioli sea su sucesor. Para evitarlo, indica, sería un error poner a varios candidatos kirchneristas a competir en una interna contra el gobernador. “Así ganaría Scioli, porque el voto K se atomizaría”, explican los colaboradores del ministro. Sabe que es por eso que el gobernador sostiene que cuantos más adversarios haya es mejor. Por ahora, Cristina deja hacer. Se anotaron en la carrera, además de Randazzo y Scioli, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el gobernador de Entre Ríos, Sergio Uribarri; y el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez.



Mariano Confalonieri