POLITICA EL NUEVO MACONDO

72 horas en el Chaco de Jorge Milton Capitanich

Antes de la elección municipal del domingo, Perfil.com recorrió la tierra de ‘Coqui’: clientelismo, obra pública y narcotráfico.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Tras atravesar el norte de la provincia de Santa Fe por la destruida ruta 95 ingresé al Chaco camino a la localidad de Santa Sylvina. Me habían invitado a ofrecer tres charlas en la provincia gobernada por Jorge Milton Capitanich sobre la causa Carbón Blanco y el negocio de la obra pública. Rápidamente la ruta mejoró su estado pero aparecieron los ranchos al costado de la misma. Si Macondo fue parte de la imaginación inigualable del genial Gabriel García Márquez, el Chaco de Coqui era real. Un inmenso aparato de publicidad gubernamental preparado para arrasar en las próximas elecciones en las que, el hombre que soñó con suceder a CFK, posiblemente, se conforme con ser un intendente de la ciudad capital: Resistencia.

Paraíso periodístico. Durante mi estadía en tierra chaqueña, no solo observé impávido la presencia de policías de civil que escucharon cada una de las palabras que decía en un bar de Charata sino también a empleados de funcionarios disfrazados de periodistas que anotaban nombres y fechas entre el público que asistió al hotel Amerian en Resistencia. Allí hablé sobre mi investigación sobre qué pasó realmente en la causa de narcotráfico más importante en la historia de esa provincia: Carbón Blanco. El colmo fue ser acusado del Berni chaqueño, el subsecretario de seguridad Mauro Flores, de estar financiado por una productora periodística que la banca el narcotráfico: “Nosotros también tenemos fuentes” afirmó el ex administrador del Hotel Gualok, de Sáenz Peña, donde atiende el gobernador Capitanich a empresarios que no recibe en la casa de gobierno. Así ocurrió con la firma Carbón del Litoral del Vegetal: la empresa que exportó carbón de color blanco a Europa años atrás. Si un funcionario interesado en tapar la verdad dice semejante burrada y huye, antes de mencionar, tal como prometió, el nombre de la “productora”, no sorprende que el primo segundo del gobernador, Esteban Branco Capitanich, me acuse de narcoperiodista mientras su hijo, Maxi, recaude millones con su empresa transportista, La Montenegrina, que se encarga, entre otras cosas, de llevar el agua al impenetrable chaqueño.

Durante esas 72 horas, El Chaco no dejó de ser noticia. El hospital pediátrico que había inaugurado, meses atrás, Coqui con la Presidenta, se cayó su techo. ¿Se sentó Jorge Lanata encima del mismo?, ironicé con el funcionario Flores que seguía quejándose de que todo se trataba de un invento del Grupo Clarín. Capitanich hacía como que nada había sucedido e inauguraba un call center. No es un chiste. Un joven qom se moría desnutrido y el gobernador hablaba de “cuestiones culturales”. Discutían quien le había dado el mayor beneficio al padre del niño muerto cuando éste decía en cámara que jamás nadie le había dado nada. Pero como la sensibilidad no dura más que un instante, en el recinto, los diputados chaqueños se aumentaban sus sueldos en un 85% por “gastos de representación”. Hay más.

Coqui no paraba de inaugurar obras en la, electoralmente esquiva, ciudad de Sáenz Peña. Abría el edificio tecnológico de la carrera de Medicina de la UNCAUS del rector candidato a intendente, Omar Judis. Mostraba un frente vidriado enorme con mobiliario nuevo pero vacío. El grupo La Mosca actuaba en el estadio Arenas de la Universidad del rector que, según se confesó en Radio Cultura, cobra como un juez de la Corte Suprema pero “no tengo auto porque no tengo tiempo para usarlo”. La cultura terminaba mal pues Guillermo Novelis, el cantante de La Mosca, se descomponía y dejaba de zumbar. Lo llevaban de urgencia a la ciudad de Mauricio Macri. Los periodistas locales que no se dejaron seducir por una pauta de Capitanich, se preguntaban qué pasó con el equipamiento médico de la clínica UNCAUS. Pero como hay que seguir inaugurando, en Taco Pozo, gobernada por el peronista Carlos Ibáñez, construían una peatonal de tres cuadras sin peatones. En la localidad, ubicada en la punta extrema oeste de la provincia, viven 7800 personas. En Taco Pozo no existe el sistema de salud pero, sobre la ruta, figuraba hasta hace poco, el domicilio fiscal, de la empresa constructora Tridelta, la preferida de Judis. Un anticipo del médano de Amado Boudou.

El “cajero” de Coqui  vive en una mansión en Sáenz Peña que figura a nombre del presidente de Tridelta. Juan Carlos Tymkiw, según el portal 1878.info, se compró un lujoso departamento en Miami donde tiene radicada, al menos, una sociedad anónima. La empresa constructora Tridelta fue noticia, en octubre del 2014, cuando apareció en las escuchas telefónicas de la investigación judicial sobre la importación de ketamina al Chaco por la firma “Animal Planets”. Los procesados son amigos de los jerarcas de Tridelta. Y como El Chaco es el nuevo Macondo, el detenido, durante dos semanas por venta de estupefacientes, Hugo “el Pollo” Del Giorgio salió en libertad para asistir a un acto político en apoyo a Domingo Peppo, el sucesor de Coqui.

No fue casual que elegí llegar al Chaco por la destruida ruta 95. Contrariando el mapa aprobado por la aduana de Barranqueras, fue el camino que tomaron los camioneros que llevaban el container con carbón y cocaína al Puerto de Buenos Aires en la famosa causa Carbón Blanco. “Fue para ahorrar 100 pesos en gasoil” explicaron en el juicio que este jueves por la tarde tendrá una sentencia express. A los presentes les pareció una explicación sensata.

El fantasma del fraude. Al cierre de esta nota, la titular del Tribunal Electoral no creía en “el fantasma del fraude”. Sin embargo, María Luisa Lucas, presidente de ese tribunal, admitió que no se puede fiscalizar los padrones truchos. Horas antes, el radicalismo local, había presentado pruebas de que existen 7.331 electores que figuran en el padrón de otras provincias pero que votarán en El Chaco. Hay de todo, desde oriundos de Santa Cruz a santiagueños. También hay otros 3.525 electores fantasmas. Por esa razón, el candidato a intendente de Resistencia por Chaco Merece Más, Leandro Zdero, cree que “arrancamos perdiendo la elección 20 mil a cero”.  

El clientelismo se hace notar. Ya no se disimula. El mismísimo intendente de La Leonesa fue filmado intercambiando 500 pesos por un voto. Ahí aparece ordenando la fila para cobrar al propio intendente José Carbajal. Chaqueños que viven en la ciudad de Buenos Aires saldrán el viernes por la noche, desde Callao y Corrientes, en colectivos rumbo a Taco Pozo. Es vox populi que les cambian el domicilio a cientos de chaqueños para dar vuelta una elección en los distritos en que al partido de Capitanich le suele ir mal. A nadie le sorprende.

Coqui no pudo imponer a su sucesor. Se conformó con Domingo Peppo quien hace campaña como si fuese Daniel Scioli: mandando a su mujer, la bella y joven Emilse Nanoff Penoff quien algunos fantasean con difundir su pasado oculto y de película. En la fórmula lo acompaña, el hermano menor de Jorge Milton Capitanich: Daniel. Daniel Capitanich es el actual intendente de Campo Largo. Lo sucederá, seguramente, su actual mujer: Mónica Pereyra. Daniel posee campos de girasol y trigo. Soja y algodón es lo que une a la familia. Sin embargo, según dos jornaleros que charlé e ingresé a cada uno de los campos, la cosecha en el pueblo natal de los Capitanich, fue mediocre. A la colonia José Mármol, conocida como La Montenegrina, se la compraron prácticamente entera. Alquilaron 300 hectáreas de la zona y Daniel sumó otras 800 más a un empresario de la zona. Daniel, además de intendente, cobra 50 mil pesos mensuales por un cargo jerárquico en el ANSES. También trabajan la tierra Titi Capitanich y Héctor Wilman, su otro hermano. La localidad es la única de la provincia que cuenta con camino de ripio –no de tierra- y en la cancha de fútbol de su escuela rural, suele aterrizar el helicóptero del gobernador cuando no tiene ganas de conducir a 200 kilómetros por hora su flamante auto importado que genera risueños comentarios entre los empleados del peaje de la ruta 16.

Como si fuese la Argentina K, en El Chaco las estadísticas señalan que estamos ante el mejor de los mundos y que la desocupación se erradicó de Resistencia. Sin embargo, en los alrededores de la gran capital hay 300 asentamientos. El regalo de sobres con droga es la nueva forma de captar votos y voluntades entre los jóvenes chaqueños. La droga deambula por la provincia mientras que los funcionarios que deberían combatirla levantan sus dedos acusadores contra el periodismo que los investiga. En sus ratos libres, los secretarios de inseguridad, se divierten jugando a que son periodistas. Se obsesionan con el relato. Confunden el cuentito con la realidad. Como Macondo. Como el otro paraíso de Capitanich.

(*) Especial para Perfil.com | Twitter: @luisgasulla



Luis Gasulla