EXCLUSIVO DE PERFIL.COM  

La lujosa y paranoica vida de Antonini Wilson en Miami

La valija con 800 mil dólares fue el mayor escándalo entre Chávez y los Kirchner. Miedos y negocios en EEUU. Galería de imágenes.

Galería de imágenes.

Cinco años y medio después del caso de la valija con los 800 mil dólares -el mayor escándalo entre el fallecido presidente Hugo Chávez y los Kirchner-, Guido Alejandro Antonini Wilson sigue siendo un hombre de negocios polirrubro en Miami y un amante de los lujos latinos de alta sociedad. Eso sí, evita ser visto en los encuentros de empresarios hispanos y de figurar en los papeles de sus nuevos negocios.

Según cuentan en Miami, adonde va, el "valijero" piensa que algún agente secreto del gobierno chavista puede estar vigilándolo todavía y sabe que será difícil despegar su imagen del escándalo internacional. Tras conocerse la noticia de la muerte de Chávez, Antonini se enojó con el recuerdo del escándalo de la valija en los medios. "Hasta cuando aclaro mías NO!, Las envío Hugo R Chávez Frías", insistió en su cuenta de Twitter.

A las escondidas. La paranoia de Antononi Wilson fue comprobada por Perfil.com en Miami. Luego de un mes de intercambio de e-mails, twitts y promesas de reportaje, el “valijero” evitó dar una entrevista a este medio. “Se me acaba de morir un buen amigo aquí en Miami. Estoy ayudando a la familia para enviarlo a Suramérica este viernes por la noche si Dios quiere. Dame un número y trato de llamarte el sábado”, señaló. No llamó ni respondió más mensajes.

Aquel sábado, Antonini fue visto en un encuentro de Ferrari -su vieja pasión- en la exclusiva South Beach, con los dueños de la cadena Globovisión -crítica del chavismo- y una mujer con acento argentino llamada “Victoria”, según señaló un asistente de ese evento a este medio. Casualidad o no, el venezolano habría mantenido relaciones con Victoria Bereziuk -la secretaria del extitular del Occovi, Claudio Uberti- antes del famoso vuelo en el que tanto Bereziuk y Uberti viajaron desde Caracas a Aeroparque el 4 de agosto de 2007.

Ese mismo sábado Perfil.com fue a la única propiedad que figura a nombre de Antonini. Allí vivía hasta el escándalo. En la actualidad, es una incógnita si visita o no el inmueble.

El domicilio está situado en en el complejo “The Ocean Club”, un condominio del 727 de la Avenida Crandon Boulevard, en la exclusiva isla de Key Biscayne. El establecimiento posee seguridad privada, piscinas, gimnasio y salas de juegos. En su departamento atendió una familia que dijo desconocer a Antonini y su familia.

El valijero y su mujer, Jacqueline Regnault, compraron esa propiedad el 6 de junio de 2002 por 606.300 dólares. Hoy ese departamento está cotizado en 962.000 dólares de acuerdo a la estimación de la consultora Property Shark. Entonces Antonini era un empresario muy solvente y no tenía inconvenientes en que su nombre figurara en propiedades y sociedades comerciales. El Bank of América le dio al venezolano 485.000 dólares de crédito para adquirir ese casa.

Petrodólares. Según contó a Perfil.com un empresario venezolano afincado en Miami, Antonini se asoció con compatriotas suyos para comprar El diario de las Américas, el periódico de la comunidad latina en La Florida, y también “una nueva aerolínea hispano-americana que vuela a Barcelona”.

La misma fuente precisó que “lo poco que se lo ve” es en el canal local SOI TV del banquero venezolano Elogio Cedeño, quien cada tanto le da micrófono a Antonini Wilson para hable sobre el socialismo bolivariano que lo exilió.

Con el escándalo de las valijas, Antonini comenzó a desmantelar sus negocios y su nombre desapareció de los registros comerciales en La Florida. A los 18 días de ser descubierto por la ex controladora de la Policía de Seguridad Aeroportuaria María Luján Telpuk en Aeroparque, Antontini liquidó Techmilk Inc y, al mismo tiempo, aún con pedido de captura de Interpol, abrió la misteriosa VE Petroleum Supplies INC. La firma fue cerrada en 2008 y su objetivo comercial nunca fue aclarado, acaso como la empresa que presidía en Venezuela, autorizada por el gobierno chavista para comerciar armas. Más tarde cerró en Miami Global Ads Corporation (2007), Intertel Telecom (2007) y finalmente Venuz Supply Inc (2009).

Fox Delta Investments Inc es la única compañía de Antonini que continúa activa en EEUU, pero a nombre a nombre de otros venezolanos de Key Biscayne. El Suntrust Bank le otorgó un nuevo crédito hipotecario para adquirir con su esposa Jacqueline otra propiedad, según los registros comerciales del Estado de Florida.

Poco meses después del escándalo, la Justicia de EEUU concluyó que ese dinero -junto a otras valijas de ese vuelo- pertenecían a Petróleos de Venezuela (PDVSA), del gobierno de Chávez, y tenían como destino la campaña electoral de Cristina Fernández y Julio Cobos para octubre de 2007. Antonini quedó en libertad en Miami a cambio de su testimonio y a marzo de 2013, a juzgar por sus negocios, siguen pasando por sus manos miles de dólares.

No llores por mí, Argentina. Twitter deja en evidencia el interés de Antonini por las noticias que lee por internet sobre nuestro país. Sobretodo, los casos de corrupción que golpean al kirchnerismo y el litigio de los fondos buitres con la Casa Rosada. A veces, dedica twitts directos a las cuentas de los ministros de Cristina, que obviamente no le responden.

El valijero tiene 2672 seguidores en la red social y el 5 de febrero retuiteó una noticia relevante para su vida: había prescrito la causa por la valija contra el exfuncionario de Kirchner, Claudio Uberti, por la valija que le cambió la vida a todos ellos. El fallo de la Cámara en lo Penal Economico dejó la causa al borde del archivo. Antonini, acusado de lavado de dinero, nunca volvió al país para recuperar las pertenencias que le decomisaron. Los 799.550 dólares continúan en la bóveda de la Aduana en el Banco Nación, pero por el cepo al dólar de la AFIP, el valijero sólo podría hacerse con pesos argentinos al valor del dólar oficial.

 

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 
Últimas noticias
Fotogalerías

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: