Publicado en edición impresa de  

Las estadísticas confirman la disciplina partidaria de los legisladores argentinos

Un estudio analizó las votaciones en la última década. Sólo una cuarta parte mostró diferencias con la postura oficial del bloque.

El senador Miguel Angel Pichetto sembró el debate sobre la disciplina partidaria que debe seguir un legislador, cuando al adelantar su voto afirmativo para la reforma al Código Civil dijo que lo hacía en contra de sus principios. Prefería un Código menos atado a los preceptos religiosos y más laico. Pero cumplió órdenes y votó a favor. Una estadística demuestra ahora que la disciplina es claramente mayoritaria en el Congreso  a la hora de votar.

El politólogo Andy Tow, responsable del portal Atlas Electoral, realizó un análisis estadístico de las votaciones en el Congreso entre 2003 y 2013. Los resultados del cruce demuestran que los legisladores que toman distancia de las posiciones mayoritarias fueron excepciones a la regla durante la última década.

“El legislador argentino promedio de los últimos diez años se posiciona igual que la mayoría del bloque que integra en alrededor de las tres cuartas partes de las votaciones. Diputados y Senadores tienen promedios de tasas individuales de disciplina muy similares: 75,8% y 75,5%”, explicó Tow al repasar los resultados del cruce de datos. La cifra indica que la disciplina es la norma en el Congreso argentino.

Pero el estudio también muestra un porcentaje importante de legisladores que tomaron distancia de la mayoría y votaron a contramano a lo largo de la década kirchnerista. Según el índice de Atlas Electoral, la “indisciplina” representa una cuarta parte del total.

Los números finos también indican que si bien ambas cámaras muestran un comportamiento similar, los senadores son levemente más “indisciplinados” que los diputados. Así, al comparar las similitudes del voto de los legisladores con la postura mayoritaria, las estadísticas indican que la tasa de “disciplina”  es algo más alta en Diputados que en el Senado: 76,9% contra 74,3%”. Una explicación posible es que los senadores muchas veces responden a los gobernadores y por lo tanto a veces la fidelidad se inclina hacia la provincia antes que al gobierno nacional.

Con nombre y apellido. Al analizar los bloques de cada partido político, el trabajo indica que “la mayor tasa de disciplina de la Cámara baja corresponde al bloque Socialista, con 81% de sus posiciones individuales en sintonía con la mayoría”. Lo sigue la bancada Justicialista/Frente para la Victoria con 79%, el ARI-Coalición Cívica con 77%, el Peronismo Federal con 73%, el PRO con 72% y la UCR con 69%. En el Senado la tasa es levemente mayor para el bloque de la Unión Cívica Radical, de 77%, que para el Justicialista, de 74%.

Al poner la luz en los legisladores, entre los “indisciplinados por disidencia notoria con la posición mayoritaria del bloque oficialista se destacan los salteños Marcelo López Arias (17%) y Juan Carlos Romero (35%), los riojanos Alejandra Oviedo (21%) y Jorge Yoma (34%), los sindicalistas Facundo Moyano (27%) y Luis Barrionuevo (31%) y el misionero Ramón Puerta (42%).

“En el otro extremo, una decena de diputados oficialistas y un senador, Aníbal Fernández, aparecen alineando todas y cada una de sus posiciones con el bloque. En el grupo de “soldados” con mayor disciplina en la Cámara baja figuran Roberto Feletti (100%), Mario Oporto (100%), Marcos Cleri (100%), Luis Cigogna (99%), Mayra Mendoza (99%) y el camporista Andrés Larroque (98%)”, puntualiza Andy Town, al repasar los porcentajes de su trabajo.

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
Temas
 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de:


 
Últimas noticias
Fotogalerías