POLITICA

A Boudou sólo lo defiende Hebe de Bonafini

Por Luis Gasulla. En su peor momento, al vicebiprocesado Amado sólo lo respaldan sus amigos de La Mancha de Rolando y la titular de las Madres.

PERFIL COMPLETO

Foto:Télam

El viceprocesado pasa por su peor momento. El día de su cumpleaños, senadores de la oposición volvieron a reclamar que de un paso al costado. Su novia, Agustina Kampfer, también se alejó y la plana mayor del kirchnerismo, lo esconde. A Amado Boudou sólo lo respalda sus amigos de La Mancha de Rolando y Hebe de Bonafini. Ayer por la tarde, en la tradicional marcha de los jueves en Plaza de Mayo, la Madre de Plaza de Mayo dijo que "A Boudou no le perdonan lo que hizo con las AFJP".

En el discurso de Bonafini recordó la estatización de las AFJP y dijo que su "reestatización" fue "una idea original que correspondió a Amado Boudou por lo cual lo están golpeando y dicen de todo porque no se lo perdonan". Le pidió a sus fieles seguidores que se imaginen "lo que hizo Amado, eso le está costando caro pero todos sabemos cómo son estos buitres que también los hay acá y mucho" aludiendo a periodistas y políticos críticos al kirchnerismo. 

Tras el escándalo en su Fundación, Hebe de Bonafini se recluyó en su casa en La Plata y, en esas complicadas tardes de la última semana de mayo del 2011, el vicepresidente Amado Boudou la escuchaba mientras le cebaba mates. Los vínculos entre la Madre y el, por entonces, carismático rockstar de la política, venían de antes. Boudou había apoyado el programa Sueños Compartidos, compartió reuniones con Sergio Schoklender para otorgarle un millonario crédito del Bicentenario e incluso conversaron sobre el futuro de Ciccone Calcográfica. Sergio y Amado tenían una conocida en común. Ese 2011, Hebe apoyó públicamente la candidatura a jefe de gobierno de Boudou por sobre la de Daniel Filmus. Lo hizo a través de actos y folletos financiado con plata del programa Sueños Compartidos. Finalmente, Boudou fue elegido por Cristina Fernández como su compañero de fórmula. Tras la renuncia de Sergio Schoklender a la Fundación y la pelea entre los hermanos, Bonafini se apoyó en su hija para manejar las cuentas de Sueños Compartidos. Allí reapareció Amado para colocar gente de su extrema confianza como el contador Roberto Aybar "el gordo" Domínguez que, tal como publicó Perfil.com, recibía 42 mil pesos mensuales trabajando a distancia desde la Costa. La madre de Domínguez me confirmó la amistad que su hijo compartía con el vicepresidente desde que eran niños en el Partido de la Costa.

Ayer por la tarde, Hebe no sólo defendió a Boudou sino también a César Milani. Se refirió al "nuevo ejército". Casualmente, también con el General preferido de Cristina, la Madre comparte sueños, intereses políticos y económicos. A través suyo, aspira a volver a convertirse en una empresaria de la construcción.



Luis Gasulla