POLITICA ENCUENTRO EN PINAMAR

A la búsqueda de un peronismo sin kirchnerismo

Massa, Urtubey y Bossio se reunieron anoche. Prometen ayudar a la gobernabilidad de Macri, pero “con ciertos límites”. Disputan el liderazgo de Cristina Kirchner en la oposición. Disidencias en el PJ bonaerense.

Foto:Cedoc

“Una reunión en un country nunca puede ser un encuentro peronista”. Así dispara un intendente bonaerense del Frente para la Victoria contra el cónclave que se realizó anoche en el barrio cerrado La Herradura de Pinamar. La reunión fue protagonizada por Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Diego Bossio.
Urtubey y Bossio hablan de renovación, incluso con un corte generacional, y buscan acallar la figura de Cristina Fernández de Kirchner como líder del espacio.
De esto no están muy convencidos el resto de los peronistas, que ya hacen cuentas para 2017.
Si quieren mostrar el triunfo en las próximas elecciones legislativas, la figura de la mandataria continúa siendo una garantía. Uno de los ejemplos se da en el territorio bonaerense, en donde se pondrán en juego tres bancas para el Senado, dos para la mayoría y una para la minoría.
En el Frente para la Victoria creen que con Cristina y Scioli podrían obtener la victoria (el 22 de noviembre Scioli ganó en este territorio), por lo que aseguran que allí reside la ansiedad de Massa. “Está apurado porque no hay espacio para él en el Senado si nosotros ganamos las dos bancas y el PRO gana la otra. Se queda sin trampolín político para la presidencial de 2019”, detalla un diputado peronista.
“El peronismo no es el sello de Cristina Kirchner”, dijo ayer Massa antes de recibir a Bossio y Urtubey. El ex intendente de Tigre aseguró a PERFIL: “Yo no vuelvo al Partido Justicialista, sólo me estoy juntando con peronistas”.
El diputado de UNA quiere que su aliado político, el ex gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, pelee la presidencia partidaria, cuyas autoridades vencen en mayo de este año.
En un principio buscaron ampliar la convocatoria a distintos intendentes y legisladores, pero los insistentes llamados no tuvieron éxito.
Sucede que el peronismo de la provincia de Buenos Aires logró mostrarse unido en las últimas semanas y no exhibe intención de repatriar a Massa. Mucho menos mostrar al ex candidato a presidente como un de los que consiguió la unificación del partido. Incluso, hay fuertes enojos de dirigentes como Julián Domínguez, Fernando Espinoza, Gabriel Mariotto y Alejandro Granados con el diputado nacional de UNA por entrometerse en la interna partidaria.
El disgusto también es con Urtubey y Bossio por “hacerle el circo a Massa y participar del asado”, según reconstruyen peronistas que disienten con la jugada. El ex titular de la Anses fue el encargado de convencer a Daniel Scioli de participar del encuentro. El ex gobernador había hablado con Massa durante la campaña, y antes de la asunción del nuevo gobierno mantuvieron un encuentro privado en Capital Federal. Sin embargo, Scioli rechazó participar del asado y legitimar la reunión.
Sucede que Massa se convirtió en las últimas semanas en un aliado del presidente Mauricio Macri y el peronismo prefiere mantenerse distante de las políticas implementadas en los últimos días por el Gobierno. Incluso en la cena de anoche se habló de darle “gobernabilidad” a Macri, aunque buscaron aclarar que eso se dará con “ciertos límites”.



Rosario Ayerdi