POLITICA PLAN DE AYUDA

Tras el fracaso del plan Qunita, Vidal lanza plan para bebés prematuros

Se trata de “Al fin en casa”, un programa en el que también se donan cunas a las familias de bajos recursos.

Al fin en casa
Al fin en casa Foto:Twitter

A un año de la polémica que generó la derogación del Plan Qunita por los riesgos y la "peligrosidad" de algunos elementos que se entregaban en el kit, trascendió que la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal implementó un programa en el que también se donan cunas a las familias.

El año pasado un informe solicitado por la subsecretaría de Salud Comunitaria, Maternidad e Infancia estableció que las bolsas de dormir de las cunas eran "muy riesgosas dado que el bebé podía patinar hacia adentro y cubrir su cara y cabeza con riesgos de accidentes, sofocación mecánica, estrés térmico, reinhalación de CO2, etc.”. Precisamente por su cuestionable calidad se llegó a especular que el juez federal Claudio Bonadio ordenaría la quema de los kits, aunque el magistrado descartó esa posibilidad argumentando que se trató de una "construcción mediática". 

Desde ese entonces se implementó un plan piloto que arrancó en Morón, Florencio Varela y San Miguel llamado “Al fin en casa”, enfocado a las familias con bebés prematuros o de bajo peso, que son los que afrontan más riesgos al nacer. Se trabaja en ampliar la llegada del programa a otros municipios aunque no se tiene fecha: “Es probable q se pueda firmar ese convenio, pero no está previsto en agenda todavía”, indicaron desde la jefatura de Gabinete bonaerense a PERFIL.

El Secretario de Salud de La Plata, Alfredo Luchessi, compartió en su cuenta de Twitter en febrero la entrega de dos kits y en su mensaje en la red social destacó precisamente los moisés que donó el Gobierno.  

Fuentes del ministerio de Salud bonaerense, que conduce Zulma Ortíz, explicaron a este medio que la cuna es solo “un elemento” y una “parte mínima” dentro del plan. “En realidad el kit es una parte del tema, lo más importante de esto es el seguimiento integral que se hace de ese bebé y la familia, se le pone un móvil que los visita y está destinado a personas de bajos recursos y de poco acceso”, detallaron. 

E insistieron: “Es más importante el seguimiento con el personal, la alimentación que sigue el bebé, que la familia se esté haciendo los controles, que el kit”. La información del plan se filtró por televisión cuando aún no se tenían las bases asentadas ni el funcionamiento definido. La idea que se proyecta es que funcione todo como un sistema integrado entre municipio, provincia y hospitales nacionales.