POLITICA LA CUÑADA DE CFK

"¡Acá se trabaja de lunes a domingo!", exige Alicia K a sus empleados

 Los funcionarios y asesores que rodean a la ministra de Desarrollo Social están acostumbrados a que los tenga "cortitos".

PERFIL COMPLETO

Los funcionarios que dependen de la ministra de Desarrollo Social Alicia Kirchner están acostumbrados a recibir sus llamados a cualquier hora, incluso de madrugada. Los tiene cortitos: “¡Acá se trabaja de lunes a domingo!”, les advierte.

Para ella, los cargos públicos merecen dedicación full time. Lo aprendió en su primer paso por la función pública, como subsecretaria de Acción Social de la provincia de Santa Cruz, en 1975. Mantuvo ese puesto en la dictadura, y es ese, precisamente, uno de los puntos más oscursos de su biografía.

Alicia Margarita Antonia Kirchner nació el 18 de julio de 1946, en Río Gallegos. Es la más grande de tres hermanos y perdió a uno de ellos, el ex presidente Néstor Kirchner, el 27 de octubre de 2010, víctima de un paro cardíaco. La muerte volvió a sorprenderla el 14 de octubre de 2011, cuando falleció su pareja, Elvio Macchia, tras una cirugía. Macchia era, además, su asesor.

Fue nombrada en el Ministerio de Desarrollo Social en diciembre de 2003, cuando Néstor llegó a la Presidencia de la Nación. Y convirtió la cartera en una herramienta, según dicen los opositores, para ganar votos: desde allí reparte planes sociales y subsidios a discreción. La primera denuncia penal por el uso indiscriminado de los recursos recayó en 2005 en la fiscalía federal de Federico Delgado, que acusó a dos personas del entorno de Alicia de haber entregado electrodomésticos y cheques de entre 300 y 500 pesos en barrios humildes de La Plata, en la campaña electoral de 2005 que la consagró a ella como senadora nacional por Santa Cruz –nunca ocupó su banca, pidió licencia para quedarse en el Ministerio–. Los acusados fueron luego sobreseídos.

Alicia se casó a finales de la década de los 60 con Armando “Bombón” Mercado, un catamarqueño que por esa época vivía en Río Gallegos y que luego sería líder del sindicato de petroleros (SUPE). Con él tuvo dos hijas: Romina y Natalia. Pero el matrimonio no duró mucho tiempo, y se divorciaron. Estudió en la Universidad Nacional del Comahue, en Bariloche, y se recibió de Licenciada en Trabajo Social. Mucho tiempo después, en la década de los 90, hizo un doctorado en la Universidad del Museo, ubicada en Callao y Corrientes.

Natalia, una de sus hijas, es fiscal en Santa Cruz. Romina es abogada y es socia en uno de los hoteles de los Kirchner. Natalia es la encargada de investigar la venta de terrenos fiscales a varios integrantes del kirchnerismo, y se deduce que, por ese vínculo, la causa duerme el sueño de los justos. Alicia caminó en la política a la par de su hermano. Fue subsecretaria cuando él era intendente y ministra de Acción Social en las tres gobernaciones de Néstor. La mesa chica en la que se apoya para la toma de decisiones está integrada por Carlos Castagneto; el viceministro de Seguridad, Sergio Berni –que fue su funcionario–; y Liliana Periotti. Tiene su propio partido, Kolina, y se prueba el traje de candidata para encabezar la lista de diputados nacionales bonaerense.



Mariano Confalonieri