POLITICA CAMBIO DE ESTRATEGIA

Ahora el kirchnerismo se suma a los reclamos de gremios industriales

PERFIL COMPLETO

En un giro inesperado, el Frente para la Victoria (FPV) bonaerense se sumó a los reclamos de la izquierda ante despidos y suspensiones. Hace un mes, la protesta en la autopartista Gestamp motivó una fuerte reacción de la Presidenta, quien cargó contra el activismo sindical de base. Esta semana, los conflictos por posibles despidos en la empresa gráfica Donnelley, que solicitó una serie de medidas especiales al Gobierno (preventivo de crisis), y al menos cien despidos en la autopartista Lear motivaron una acción conjunta de los diputados provinciales del FPV con el representante del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT).

El miércoles se aprobó por unanimidad una declaración donde la cámara provincial solicitó la reincorporación inmediata de los trabajadores despedidos en la autopartista, de capitales norteamericanos, y expresó preocupación por la situación en Donnelley. Un día después, se formó una delegación de legisladores oficialistas que encabezó el diputado Fernando “Chino” Navarro, del Movimiento Evita, para visitar las dos plantas junto al representante del FIT, Christian Castillo.

“Poder sumar apoyo político para los trabajadores es muy importante”, explicó a PERFIL el diputado Castillo, quién también destacó que, a diferencia del bloque kirchnerista, la coalición integrada por el PTS, el PO y la Izquierda Socialista sostiene que el sindicato “es cómplice de los despidos”.

Por su parte, Navarro indicó: “Observamos a empresas multinacionales, con filiales en todo el mundo y un margen de rentabilidad altísimo, que deciden despedir o suspender trabajadores cuando tienen una posición financiera que les permitiría afrontar esta etapa sin afectar el capital humano”. También recordó que la terminal de Ford, que compra mazos de cable (insumo) de Lear, “no redujo su producción”. Por esta razón, hay sospechas de que la empresa podría estar importando productos desde sus plantas en Centroamérica para mantener la provisión a Ford, pese a los despidos.

A diferencia de la posición de la conducción interna de Lear, que carga culpas sobre el gremio mecánico Smata, el diputado bonaerense del FPV insistió en “trabajar en un marco de unidad con el gremio para solucionar la situación de los trabajadores” y anticipó que tendrán este lunes una reunión con Ricardo Pignanelli, titular de Smata. Por otro lado, Silvio Fanti, integrante de la comisión interna, cuestionó a la dirigencia del Smata, alineada con la CGT oficialista que dirige el metalúrgico Antonio Caló, al destacar que el Ministerio de Trabajo emitió esta semana una resolución contra los despidos y “el sindicato no acusó recibo”.

Ayer se paralizó la producción de Lear en reclamo por la prohibición del ingreso de delegados a la fábrica. En tanto, agrupaciones de izquierda ya preparan una jornada de protesta para la próxima semana: anticipan piquetes en los principales accesos a Capital.



Aurelio Tomas