POLITICA ESTA SEMANA, EJE DE NOTICIAS Y DUDAS

Ahumada Kurtz, el mexicano que ahora podría ser investigado

Una denuncia complica al empresario en la investigación por el tráfico de efedrina. La Alameda pidió investigar los nexos entre Ahumada, Aníbal F. y Carlos Granero.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

El caso del triple crimen y el tráfico de efedrina durante la era K, tuvo varios episodios llamativos en la última semana y el empresario argentino-mexicano, Carlos Ahumada Kurtz, sindicado por Martín Lanatta como la persona que le pagó U$D 5.200.000 al ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández para permitirle el ingreso irrestricto de efedrina, fue protagonista directo e indirecto de dos de esos hechos.

El empresario fue denunciado por La Alameda el viernes pasado en los tribunales federales luego de que la ONG confirmara sus vínculos comerciales con Carlos Granero, hermano del ex titular de la Sedronar procesado por el ingreso de 50 toneladas de efedrina entre 2006 y 2008. Quien también lo tiene en la mira es la jueza federal María Servini de Cubría, confirmaron fuentes judiciales.

La Alameda pidió investigar los nexos entre Ahumada, Fernández y Carlos Granero, hermano del ex titular de la Sedronar que está procesado por el ingreso de 50 toneladas de efedrina que fueron desviadas
ilegalmente. “Tanto Ahumada Kurtz como Carlos Granero a través del gerenciamiento y adquisición de clubes y jugadores de fútbol y la realización de obras energéticas y construcciones posiblemente se encontrarían blanqueando dinero proveniente del narcotráfico, originado en Argentina y México”, dijo el denunciante Gustavo Vera, legislador porteño.

El lunes, su sobrino murió en el Nahuel Huapi en un confuso episodio. Su muerte fue caratulada como “dudosa”. Gastón Ariel Ahumada Kurtz, de 39 años y experto en buceo, murió ahogado. El titular del centro de buceo de Bariloche dijo que “no bajó ni un metro de profundidad”, según informó Perfil.com.

En la denuncia, se establece que Ahumada es socio de una empresa de vuelos privados, Aeroservicios de CV S.A., gemela de otra empresa del mismo empresario radicada en México. Pero sus fuertes son el fútbol, los desarrollos inmobiliarios y el desarrollo energético. En el fútbol se origina su nexo con Granero, “representante de jugadores de fútbol, habilitado por la FIFA, representando alrededor de 85 jugadores profesionales”, según la denuncia.

Ahumada, que debió escaparse de México tras un escándalo de corrupción y extorsión, gerenció en los últimos años el Club Atlético Talleres de Córdoba, el Club Atlético Juventud Unida Universitario y el Club Sportivo Estudiantes, los últimos en San Luis. En 2008, año del escándalo de la efedrina y el triple crimen, Carlos Granero vendió a Ahumada el 70 % de sus acciones en la empresa Ateliers S.A., dedicada a la representación de jugadores.



Emilia Delfino