POLITICA LOS SAUCES

Al igual que Martín, Luciana Báez apuntó a Lázaro por el manejo de los negocios

La hija del empresario detenido se desligó de los hechos y mantuvo la misma estrategia que su hermano.

Luciana Báez
Luciana Báez Foto:twitter
La mayor de las dos hijas mujeres del detenido Lázaro Báez apuntó también a su padre como el único que tomaba las decisiones en el grupo empresario. Además, atribuyó a la amistad del empresario con el fallecido expresidente Néstor Kirchner la decisión de alquilarle propiedades a través de su sociedad "Los Sauces".

Luciana fue indagada durante casi dos horas en los tribunales federales de Retiro, luego que ayer dos de sus hermanos, Martín y Leandro, también coincidieron en la estrategia de responsabilizar a su padre detenido por todo lo que se hacía en las empresas del grupo Báez.

El fiscal del caso, Carlos Rívolo, le preguntó cuál era el criterio para elegir las viviendas que se alquilaban a la sociedad "Los Sauces" y ella respondió: "No lo sé, supongo que era su amistad con Néstor", en alusión a su padre Lázaro. La mayor de las dos hijas mujeres de Báez es hasta la actualidad empleada administrativa en la empresa insignia del grupo, "Austral Construcciones" y vive en Río Gallegos junto a su marido y dos hijos, explicó en la audiencia ante Bonadio, Rívolo y su abogado defensor Julián Schettini.

Luciana dijo que sólo una vez vio a Néstor Kirchner, cuando era presidente y se acercó para una foto y negó conocer a la ex presidenta Cristina Kirchner y a sus dos hijos, Máximo y Florencia, estos tres últimos citados a indagatoria el 7 y 6 de marzo próximo respectivamente. "Después de la muerte no sé cómo habrá sido la relación con Cristina y los hijos. Era con él que tenía relación Lázaro, no sé cómo habrái seguido la relación con los otros socios porque él no comentaba", respondió Luciana cuando se le preguntó por el vínculo con "Los Sauces" tras el fallecimiento del ex presidente Néstor Kirchner en 2010.

Su hermano Leandro declaró ayer que el vínculo comercial siguió hasta el 2013 con Cristina y Máximo y se cortó luego de la difusión mediática de las denuncias por corrupción a través del programa Periodismo para Todos. La hija de Báez admitió que firmó cheques de pago a favor de "Los Sauces" por parte de las empresas "Austral Construcciones", "Loscalzo y del Curto" y "Austral Agro" pero que lo hacía si antes llegaban "visados" por Lázaro. "Los Sauces era un proveedor más", dijo al juez.

"Todo lo manejaba Lázaro, todo pasaba por él, todo lo decidía. Las decisiones finales siempre las tomaba él, desde lo más importante hasta cualquier cosa", agregó casi de manera similar a lo dicho por sus hermanos. Luciana está acusada al igual que sus dos hermanos de firmar cheques mediante los cuales se concretó "el pago ilegal por parte de las empresas de Báez a Los Sauces" en el marco de una organización que desarrolló sus "designios criminales" desde mayo de 2003 hasta el 14 de diciembre de 2016, fecha en que Bonadio intervino la sociedad Los Sauces y la "sucesión de Néstor Carlos Kirchner". 

Según la acusación que se leyó a todos los imputados antes de comenzar a hablar en su indagatoria, la finalidad de la organización era "recibir dinero como ilegítima contraprestación por el indebido otorgamiento de la concesión de obra pública". Las indagatorias continuaron con el escribano de Báez, Leandro Albornoz, imputado por haber escriturado más de 200 propiedades a favor del detenido empresario.