POLITICA RUTA DEL DINERO K


Allanaron el club de Martín Báez en Río Gallegos

Se trata de Boca de Río Gallegos, presidido por el hijo del empresario K. Lo ordenó el fiscal Guillermo Marijuán.


Foto:Cedoc

De la mano del fiscal Guillermo Marijuan, la Justicia allanó el club Boca Río Gallegos, presidido por Martín Báez, hijo de Lázaro, en el marco de la investigación de la ruta del dinero K.

Esta institución fundada en 1984 fue completamente remodelada en 2011, con la presencia de Cristina Kirchner, presidenta en ese entonces, y Julio Grondona, titular de la AFA en aquél presente. Está situado en la avenida Kirchner, a dos cuadras de una de las propiedades de su director, Martín Báez, quien se hizo cargo del club en 2008.

A partir de dichas nuevas instalaciones, el club adquirió una espectacular infraestructura que incluye un auditorio para 180 personas, con microcine incluído, una cancha de basquet, un amplio gimnasio, además de un salón de usos múltiples y una sala de reuniones. Todo fue financiado por Lázaro Báez.

Durante la inauguración, Martín Báez había asegurado que la construcción de la nueva sede "es una de las tantas formas en que nuestra familia demuestra agradecimiento, por lo que ha devuelto al medio al que le brinda trabajo, solidaridad y lealtad".

El fiscal Marijuan ingresó a la institución y según explica el sitio Clarín, algunas de las actividades se vieron afectadas y otras no. 

La crisis que lleva ahora la familia Báez afectó también en el aspecto económico del club: varios profesores renunciaron a la escuela de fútbol y de las inferiores por el constante retraso en el pago de salarios. “Se les debía hasta cuatro meses de sueldos”, esbozaron desde la entidad deportiva.

Debido a esta crisis financiera, el club se bajó del Argentino B de transición, por no poder afrontar los gastos que implica participar del torneo, que representa unos $ 3 millones anuales. Solo participan del torneo local con jugadores de la zona.

Para que el plantel entrene se destinan más de $ 40.000 por mes en el alquiler de una cancha. El sueño de Báez era tener su “bombonera local” pero ante la crisis económica, el sueño quedó postergado y la obra que se inició cerca de su chacra, quedó detenida.

La “caja” del club no supera los $ 54.000 sólo con lo que recaudan por socios que hasta el año pasado no estaba por encima de los 250, con cuotas mensuales de unos 250 pesos.

 



Redacción de Perfil.com