POLITICA

Anguita habló del "demente" que los amenazó en la radio

El periodista contó que habló con Patricia Bullrich tras los incidentes y descartó el ataque fuese contra él: "Ya había hecho algo así en Rosario".

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Esta mañana, el periodista Eduardo Anguita vivió un episodio de tensión cuando un hombre armado ingresó en los estudios de Radio Nacional durante la transmisión de Pone Primera, programa que conduce Romina Manguel, y amenazó con detonar un cinturón de supuestos explosivos que traía bajo el chaleco.

“Fue todo bastante confuso. Se escuchan ruidos en una puerta, una productora que cae al piso y en eso entra este señor”, contó Anguita a Perfil.com.

“Un policía saca el arma y lo apunta. Cuando le dice que se quede quieto o le dispara, yo les digo a mis compañeros que vayamos para el fondo del estudio y nos tiramos al piso atrás de un piano que hay ahí”, narró el periodista. 

Según el relato de sus compañeros, fue Anguita quien se quedó con el agresor dentro del estudio, lo que permitió al resto de los trabajadores abandonar el edificio.

“Empezó a gritar que quería salir al aire, y en eso me menciona varias veces. Entonces yo me paro”, explicó Anguita, quien descartó que el ataque estuviera particularmente dirigido contra él.

“Me llamaron colegas del diario La Capital, de Rosario, y me contaron que había hecho lo mismo en 2011. Más tarde hablé con la ministra Patricia Bullrich, que me confirmó esa información. Es una persona que está mal, que tiene problemas mentales”, sostuvo.

La conversación entre Anguita y el atacante llegó a tomar tintes ridículos, cuando la persona, aún armada, reclamó salir al aire. “Le dije que si había audio salíamos, pero el tipo tenía una radio portátil y protestó porque no estábamos emitiendo”, cuenta Anguita. “Le dije '¿Y qué querés que haga? Si querés vení mañana...'”

El agresor, quien se encuentra detenido, fue identificado como Carlos Alberto Serbali. Anguita reconoció que inicialmente barajó la posibilidad de que el incidente guardara relación con la visita de Obama, pero que ante el evidente estado de Serbali quedó claro que era un caso completamente aislado.

Aunque Serbali se refirió a su pasado como militante del ERP, Anguita descarta un posible móvil relacionado al mismo. “Nunca tuve episodios violentos. Sí mucha gente que me para en la calle para decirme que piensa distinto que yo, o para recriminarme algo que hemos hecho, pero también hay gente que me saluda. Nada como esto. No creo que haya sido una agresión hacia mí”.

(*) Especial para Perfil.com | Twitter: @amorsergioariel



Sergio Amor (*)