POLITICA

Aníbal Fernández debutó en el teatro y habló de Lanata, insomnio y sexo

El senador kirchnerista fue al show del humorista Jey Mammon y habló de política y dólares. Críticas a Nelson Castro. Video.

PERFIL COMPLETO

Foto:Perfil.com

Para el lanzamiento de la nueva temporada del unipersonal Dónde está Jey Mammon, el humorista homónimo decidió comenzar con un plato fuerte. Tuvo como primer invitado al verborrágico senador Aníbal Fernández para que sea entrevistado por uno de sus personajes, Estelita.

Entre risas y exabruptos de ambos lados, hablaron de sus vidas privadas. Fiel a su estilo, el senador se refirió a todo y a todos. No se ahorró las críticas y las duras palabras contra los medios, periodistas, celebridades y personajes que en la actualidad no comulgan con las políticas del Gobierno nacional.

En el plano personal, se definió como una persona que duerme poco “cuatro o cinco horas” y que para hacerlo debe tomar pastillas. “Soy así”, se excusó, desligando su falta de descanso a su condición de funcionario del Gobierno. Continuó con el dato su debut sexual a los 13, gracias “a un amigo de mi viejo que me llevó. Fue un regalo”; y comentó su ya conocida pasión musical por Los Redonditos de Ricota, la legendaria banda nacional que lideraba el "Indio" Solari.

En el terreno político -momentos a los que claramente dedicó las respuestas más amplias- ratificó la venta de todos sus dólares “a $4,20” cuando Cristina se lo pidió, y aseguró tener un “muy buen trato con la Presidenta”.

Pero expresó que la relación con el expresidente, Néstor Kirchner, era distinta. “A Cristina no puedo decirle las cosas que le decía a Néstor. Con Cristina, uno plantea sus temas y ella decide. Con Néstor por ahí le exigíamos un poco más y terminabas a las puteadas, se discutía fuerte”, contó.

También dijo que Clarín actualmente “sirve para envolver los huevos” y que “desde hace 3 o 4 años decidí no leerlo más”. En cuanto a La Nación “siempre ha sido el representante de la derecha, pero siempre fue un diario para leer y lo hago”.

Mitos. Con el objetivo de que Aníbal derribara ciertas creencias populares, instaladas por un sector de la prensa, le pidió su opinión de algunos de los temas instalados en base a las investigaciones del programa Periodismo Para Todos (PPT) que conduce Jorge Lanata.

Mammon le preguntó exactamente acerca de “La ruta del dinero K” y “Las bóvedas de Néstor”. El funcionario calificó como “una suciedad, una mugre” que hayan involucrado al Gobierno en la investigación de Fariña; y como “una pelotudez” lo de las bóvedas del ex presidente en el Calafate.

Intentó restarle sustentabilidad agregando que recientemente “en una nota en Página/12, la que dijo que se llevaban los bolsos (refiriéndose a la ex secretaria de Kirchner. Miriam Quiroga) en la justicia desdijo todo”.

No sólo habló sobre la prensa y las denuncias actuales. También se remontó a los noventa, cuando él era intendente de Quilmes. En 1994 fue acusado por presunta falsedad en la firma de un decreto mediante el cual se contrató a un estudio jurídico para auditar la privatización de la empresa de aguas públicas del municipio.

A raíz de ese hecho se habría escapado en el baúl de un auto cuando la justicia fue a buscarlo y permanecido prófugo por 24 horas. Aníbal dio su versión de los hechos: “Nosotros nos peleábamos con Aguas Argentinas por defender la empresa de agua de Quilmes. Había un abogado contratado que no había sacado el decreto de buena forma. Aparece la discusión, la pelea y que me quisieron detener.

Yo me fui porque no iba someter a mi familia a comerse ese garrón. La causa siguió y quedó sobreseído por inexistencia de delito. Uno de los ‘diaruchos’ de Quilmes se puso cómodo con ese tema, fuimos a la redacción y ahí nos pidieron disculpas de todos colores, porque no tenían un ‘sope’ para pagar y además la querella en aquel momento era penal. Los tipos reconocen que ellos fueron los que inventaron el tema del baúl”.

Finalizado el racconto, Aníbal agregó que ahora “cada vez que alguno dice eso, nosotros los querellamos y hacemos dos presentaciones: una que dice que nunca fui un prófugo y otra del juicio que reconoce el error”.

Periodistas. A quién le dedicó mayor cantidad de tiempo en críticas, sin mencionarlo directamente, fue sin dudas Jorge Lanata, a pesar de haber recalcado no otorgarle “ni medio minuto de mi vida de valor a quien no lo tiene”.

Según Fernández “han perdido prestigio y un día se cansaron de no tener plata y vendieron su honra y el poco prestigio que le quedaba al dinero sucio”. Aseguró que él le resta importancia a lo que pueda llegar a decir sobre su persona y a las mediciones de audiencia de sus programas, sin embargo, agregó “tampoco sé si mide eso. Ibope lo maneja Clarín” completó.

No se olvidó de Nelson Castro. Ante sus recientes y polémicos dichos sobre la enfermedad de poder que sufriría la Presidenta de la Nación, conocida científicamente como ”Síndrome de Hubris”, Aníbal defendió la investidura de Cristina rememorando la “garroteada espectacular” que le propició el actor y psiquiatra Diego Peretti, en el almuerzo que mantuvieron con Mirtha Legrand, al negar rotundamente la existencia de esa patología.

Según el senador, “quiso inventar algo para cambiar a la Presidenta porque le encanta cambiarla y a veces se mete en quilombos innecesarios”. A pesar de fastidio por este asunto, admitió que habla con Nelson por radio y que “es un opositor que no me molesta”.

Celebridades. Tampoco se salvaron de la filosa lengua del funcionario, Susana Giménez y Mirtha Legrand. De la primera dijo que “habla demasiado” y que ella, como otros actores “que tienen una altainfluencia en la opinión pública” utilizan el recurso de instalar un tema que le preocupa a la sociedad “porque están por relanzar su programa”.

Sobre la diva de los célebres almuerzos, aseguró: “Después de determinada edad comenzó a tener gestos horribles de agravios e insultos…No es ecuánime en su crítica al Gobierno”, esta actitud llevó al senador a cuestionarla duramente y a no callarse, eso no le habría gustado a la conductora de los célebres almuerzos televisivos, lo que definitivamente terminó en una rivalidad entre ambos; “me llamaron esta semana para ir a almorzar y dije que no” confesó.

Políticos. En épocas pre-electorales, de nuevas alianzas y sobre todo de migraciones de un partido al otro en el Peronismo, Aníbal aseveró tajantemente que no se aliaría con Massa, porque tienen conceptos distintos, de todos modos dijo que “en lo personal tenemos una relación afectiva”. Del mismo modo, consideró a Daniel Scioli “un amigo”.

No se mostró tan amable con Mauricio Macri y Miguel Del Sel. Sobre Jefe de Gobierno de la Ciudad y líder del PRO, reflexionó: “Me tiene montado en un huevo y yo a él”, a lo que agregó “tiene un enorme desprecio por la gente”. Con el ex midachi fue más duro aún, le puso el mote de “ruin y mierda” por “’bardear’ a la Presidenta y no tener las bolas de decírselo en la cara” y además por decir que “las pibas se hacían embarazar para cobrar un plan. Ensucia a los hogares humildes”.

(*) Especial para Perfil.com



Rodrigo Pinto y Mariano Vicchio (*)