POLITICA LA INTIMIDAD DE LA GOBERNADORA

Apoyo a la reelección de Macri y charla familiar sobre amenazas

Vidal compartió un almuerzo con una veintena de empresarios. Allí contó cómo vivió el día después del incendio del juzgado de San Martín. En noviembre viaja a Washington por financiamiento.

PERFIL COMPLETO

CIERRE. La gobernadora disertó en el encuentro de empresarios.
CIERRE. La gobernadora disertó en el encuentro de empresarios. Foto:cedoc
Desde Mar del Plata

La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal toma las amenazas, que tuvieron un pico con un incendio el jueves en los tribunales de San Martín, como una ratificación de que “está haciendo las cosas bien”, según repite a todo el que se cruza. El flanco “más difícil” para ella, cuenta, es mantener tranquila a su familia.
El mismo jueves, durante el día recibió y devolvió mensajes con todo su gabinete de ministros con frases de aliento. A la noche debió explicarles a sus hijos lo que estaba apareciendo por todos los canales de televisión: un papel que decía “Vidal no te metas con San Martín” con una imagen de un revólver. No pudo, como en otros casos, bajarle el tono puertas adentro. La seguridad es un tema en la agenda hogareña desde que vive en una base militar en Morón.

“Estoy bien, tengo una familia, mis padres, mi hermano, mis hijos, el padre de mis hijos; no estoy sola, me siento muy acompañada, y además está la gente”, contó ayer al mediodía a un grupo de veinte CEOs de empresas locales e internacionales con los que almorzó en el restaurante Torreón del Monje, poco antes de participar del 52º Coloquio de IDEA, que la recibiría más tarde como una verdadera estrella política.
Antes, por la mañana, había ido a la localidad de Maipú. En el camino habló por teléfono con su madre, también en alerta por las noticias. Para viajar puso en marcha, después de 11 meses, el avión que heredó de la gestión de Daniel Scioli. Llegó a bromear con que le daba más miedo andar en esa aeronave vieja que las amenazas. En la lista de posibles sospechosos detrás de esos hechos figuran desde sectores vinculados a la Policía Bonaerense, al servicio penitenciario y al juego clandestino hasta proveedores y empresas que quedaron fuera del nuevo sistema de licitaciones.

Cuando camina por Mar del Plata no se ve, si lo hay, un megaoperativo de seguridad. Sus voceros juran que sólo está el custodio que tuvo siempre. De hecho, puede parar a sacarse fotos sin más, con la costa de fondo. Un contraste con su ministro de Justicia, Gustavo Ferrari, que se movió con una decena de guardaespaldas.
Su equipo de comunicación trabaja en tres ejes: difusión de actos de gobierno en medios, “visitas de cercanía” que se organizan a través de contactos por redes sociales y recorridas por el interior de la Provincia. Además, suelen bloquearle la agenda para que haga visitas sorpresa en guardias de hospitales.
Su método de gestión cae como anillo al dedo para el Gobierno cuando, a un año de ganar la gobernación, es la mejor figura del oficialismo, y cuando a un año de las legislativas 2017 la Casa Rosada necesita ganar la Provincia para consolidar gobernabilidad. El Presupuesto que se tratará en la Legislatura es contundente: los fondos para inversión el año que viene saltan del 3,5% del producto bruto en 2015 al 8,5% en 2017. “Todas las obras hidráulicas estructurales van a estar en marcha”, dice Vidal. En noviembre irá a Washington a cerrar parte del financiamiento de organismos internacionales clave para eso.

¿Si se ve presidenciable? “Nunca dudé de que Mauricio iría por dos mandatos”, dice. Y suena coherente con una de las frases que más se le escuchan cuando habla de los problemas que enfrentan los bonaerenses en educación, salud e inseguridad: “No se puede lograr en un mandato”.


Un llamado a invertir

La Gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, relativizó exhortó a los principales empresarios del país a invertir y crear empleo, como factor principal para terminar con la pobreza, durante el acto de cierre del 52do. Coloquio de Idea que se desarrolló en Mar del Plata.
La mandataria había destacado la reforma policial que viene llevando adelante y que entre otras cosas determinó la puesta en prisión de 180 efectivos de esa fuerza, además de otros 2.000 que fueron removidos.
“Esto no se trata de una purga es una política en el que día a día se toman decisiones y cada vez será más evidente que es en serio y que las reglas cambiaron”, dijo Vidal.

Minutos antes había generado los primeros aplausos de los 500 empresarios que colmaron el salón de reuniones del hotel Sheraton cuando afirmó que “la gente sabe que el presidente (Mauricio) Macri y yo no queremos más drogas en las calles de la provincia y eso son negocios que se pierden y las consecuencias están a la vista, pero no vamos a parar”.
María Eugenia Vidal exhortó a los empresarios “a invertir en la provincia” para generar empleo, y terminar con la pobreza porque “no basta con las obras de infraestructura que vamos a desarrollar, o los planes asistenciales”.