POLITICA EL VICE EN COMODORO PY

Apuntará a Scioli e irá con una videocámara

El lunes, el vice jugará su carta política al acusar al gobernador bonaerense, a la firma Boldt y a operadores de una trama contra el kirchnerismo.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

No es una especulación, es casi una amenaza: mañana a las 11 Amado Boudou ingresará con una filmadora y un trípode al despacho donde el juez Ariel Lijo le tomará declaración indagatoria en el marco del caso Ciccone. El vicepresidente también jugará una carta política cuando nombre al gobernador bonaerense Daniel Scioli, a la firma Boldt, y a una lista de presuntos “operadores” que, según él, habrían participado en una “trama” contra el Gobierno.

Todo indica que Boudou está dispuesto a todo y que alguien se encargó de cortar la línea que el juez mantenía con un importante funcionario del Gobierno. Mañana el vicepresidente no presentará ningún escrito, estará abierto a responder todas las preguntas del juez y del fiscal Jorge Di Lello.

La estrategia, según confió a PERFIL una fuente del Gobierno, será demostrar que el juez “benefició a una de las partes involucradas, que actuó con mal desempeño”. Luego lo arrastrará a la arena política e intentará confrontarlo con “las deliciosas contradicciones” del expediente.

Lijo había rechazado la televisación de la audiencia, pero Boudou hará su juego. Aunque la fiesta se le podría aguar si el juez decide que sea uno de sus secretarios quien le lea al imputado una serie de preguntas. “Amado tiene derecho a filmar la indagatoria y el juez no se lo puede impedir. Escuchá lo que dijo el presidente de la Asociación Argentina de Fiscales esta mañana (por ayer) en radio América”, apuntó a PERFIL uno de los hombres en los que más confía el vicepresidente. Se refería a las declaraciones que hizo el fiscal general adjunto de la Ciudad, Luis Cevasco, cuando aseguró que Boudou “puede grabar el acto de indagatoria” para “quedarse con una copia” y que Lijo “no puede negarse”.

No sería casualidad que las afirmaciones del fiscal, que cayeron como anillo al dedo para Boudou, fueron hechas en una de las radios del empresario oficialista Sergio Szpolski. Tampoco que el estudio de abogados que representa a ese empresario K sea el de Darío Richarte y Diego Pirota, los mismos que defienden a Amado. 

El fiscal, durante la entrevista, buscó algo de cautela cuando aclaró que si Boudou “divulga la copia, después deberá hacerse cargo de las consecuencias”. Según Cevasco “una cosa es que yo grabe mi propia declaración para comprobar, por ejemplo, si hubo un apriete, y otra es mostrarlo a terceros”.

Ayer el vicepresidente pasó todo el día en su departamento de Puerto Madero intentando, vía telefónica, poner de acuerdo a sus abogados, Pirota y Eduardo Durañona. Por la tarde recibió visitas para ver el partido entre Argentina y Eslovenia. Entre los invitados estaban tres de sus colaboradores y dos senadores. Parecía estar de buen ánimo. Mañana, La Cámpora, junto a otras organizaciones K, esperarán desde temprano a Boudou en la puerta de Cómodoro Py. Habrá una pantalla gigante donde se transmitirá todo lo que ocurra en el lugar y tocarán algunas bandas. El show que planificó el propio Boudou terminará alrededor de las 22.



Fernando Oz