POLITICA “ESTOY MENTALMENTE BIEN”, DIJO


Aranguren mantiene el cargo a pesar de las críticas y ahora apura las audiencias

En la Casa Rosada dicen que está “más firme que nunca”. Fue el foco de los reproches por el fallo de la Corte Suprema. Creen que Mauricio Macri no puede dejarlo ir ahora.

En calma. En el Gobierno consideran que soltarle la mano en este contexto mostraría debilidad.
En calma. En el Gobierno consideran que soltarle la mano en este contexto mostraría debilidad.
Foto:Telam

El futuro de Juan José Aranguren al frente del Ministerio de Energía no es motivo de discusión para Mauricio Macri. A pesar del duro golpe que sufrió con el fallo de la Corte Suprema, el ex CEO de Shell en Argentina se mantiene firme en su cargo.

Los motivos, según con quien se hable en el Gobierno, son disímiles. Unos repiten que el Presidente está convencido y defiende el accionar de su funcionario, y que por eso lo mantendrá en su lugar pese a los contrapuntos. Otros, en cambio, agregan una cuota de pragmatismo y política en el argumento: dejar ir hoy a Aranguren sería una muestra de debilidad, sostienen.

“Hoy está más firme que nunca”, resumió una fuente de la Casa Rosada. Apenas habían pasado unas pocas horas del cimbronazo que había recibido el Gobierno de parte del máximo tribunal. En ese momento, ya habían empezado a escucharse voces críticas que auguraban un futuro negro para Aranguren.

Respaldo. Ayer, el ministro de Justicia, Germán Garavano, salió públicamente a dar certezas sobre su continuidad. En una entrevista con Radio Continental, Garavano le endilgó al equipo legal de Energía haber tomado la decisión de no convocar a las audiencias, pero luego dijo que en ningún momento se barajó la posibilidad de que diera un paso al costado. “Macri dispuso que se ponga inmediatamente a trabajar y convocar a la audiencia, que es lo que se hizo”, agregó.

El martes, el ministro ya había tenido una prueba de fuego, con la presentación que hizo durante más de diez horas ante un plenario de tres comisiones de la Cámara de Diputados. La lectura del oficialismo fue que salió airoso.

Incluso, hubo quienes destacaron que la presentación que hizo ante los legisladores fue la primera oportunidad en la que el Gobierno explicó con detalles la situación en materia energética. No sólo por la descripción que hizo sobre la herencia recibida, sino también por las precisiones que brindó sobre el plan gubernamental en el tema que más complicaciones políticas le generó al gobierno de Mauricio Macri.

Apenas conocido el fallo, desde la oposición volvieron a resurgir las voces que pedían la renuncia del ministro, retomando así el lema que se utilizó durante los cacerolazos: “Chau Aranguren”. El jueves, en la conferencia de prensa que dio junto a Marcos Peña y Garavano, el ingeniero químico dijo sentirse “mentalmente bien” para seguir. “El otro día estuve diez horas en el Congreso, eso me permitió demostrar que podía contestar todas las preguntas”, dijo.


Una buena para el ministro en la Justicia

Un día después del fallo de la Corte Suprema, Juan José Aranguren recibió una buena noticia por parte de la Justicia. El fiscal en lo Penal Económico Emilio Guerberoff pidió que sea sobreseído en una causa donde se lo investiga porque, cuando era presidente de Shell, la petrolera compró unos US$ 4,5 millones en 2014 lo cual, según la denuncia, habría derivado en una devaluación.

Según informaron fuentes de Tribunales, el fiscal pidió sobreseer a los siete presidentes de los directorios de los bancos que intervinieron en la compra y venta de dólares.

La causa se inició a instancias de una denuncia de la Procelac para que se investigaran operaciones de compra y venta de dólares que se realizaron el 23 de enero de 2014 en el mercado mayorista y minorista.


Conflicto de intereses

Uno de los temas que tiene a maltraer a Juan José Aranguren es la denuncia por supuesto conflicto de intereses por contar en su patrimonio con acciones de la petrolera Shell, de la cual fue CEO hasta que renunció para asumir en el ministerio.

La Oficina Anticorrupción (OA), que lidera Laura Alonso, tomó el caso y tiene previsto emitir un dictamen en unas cuatro semanas. Aranguren ya anticipó, en su visita al Congreso, que se atendrá a lo que diga el organismo.