POLITICA


Argentina en default | El Gobierno demanda a Estados Unidos ante La Haya

Argumenta que el país "violó" la soberanía argentina con el fallo Griesa y pide que los EEUU acepten la jurisdicción del tribunal.

Axel Kicillof y Héctor Timerman.
Axel Kicillof y Héctor Timerman.
Foto:Télam

El gobierno argentino interpuso hoy una presentación ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en la que acusa a Estados Unidos de "violar" la soberanía argentina por el fallo del juez Thomas Griesa en el caso de los llamados "fondos buitre".

ARTÍCULOS RELACIONADOS

"La República Argentina completó hoy en el Registro de la Corte Internacional de Justicia de La Haya un documento, con fecha 7 de agosto 2014, titulado Aplicación para instituir procedimiento contra los Estados Unidos de América, con respecto a la disputa concerniente a la decisión judicial de EEUU relativa a la reestructuración de la deuda soberana argentina", informó el tribunal con sede en los Países Bajos en un comunicado.

La administración de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner reclama que el gobierno estadounidense "acepte" la jurisdicción del tribunal, un paso necesario para iniciar el proceso judicial. "La República Argentina busca fundar la jurisdicción de la Corte sobre la base del artículo 38, párrafo 5, de las reglas de la Corte", agrega el texto difundido por la agencia Télam. Resta que la Corte transmita a Estados Unidos la acción iniciada por Argentina. "Ninguna acción se adoptará hasta que Estados Unidos consienta la jurisdicción" de La Haya", completa.

De hacerlo, Argentina y Estados Unidos debatirían en una instancia internacional el pago de bonos de deuda, después de que el juez neoyorquino Thomas Griesa hiciera lugar al reclamo de los bonistas. El magistrado ordenó pagar unos 1.300 millones de dólares a los holdouts encabezados por NML Capital Ltd. empresa de Paul Singer.

 



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Fondos Buitre
  • Tribunal Internacional de la Haya
  • Thomas Griesa
  • Axel Kicillof
  • Argentina en default