POLITICA

Arribas presentó documentos pero disparó nuevas sospechas

Acusado de recibir pagos de un operador de Odebrecht, dio a conocer la escritura de un departamento y el supuesto comprador. Fechas dudosas.

condo. Dijo que el dinero enviado por un operador de Odebrecht fue por un departamento en Condominio Upscale, en San Pablo.
condo. Dijo que el dinero enviado por un operador de Odebrecht fue por un departamento en Condominio Upscale, en San Pablo. Foto:silvestro

Gustavo Arribas reveló el nombre del comprador misterioso: Atila Reys Silva. A 23 días de la primera publicación en su contra, el jefe de la AFI mostró dos documentos: la escritura de la venta de su departamento en San Pablo y una nota reciente, en la que el comprador brasileño declara haberle pagado US$ 70.500 por los muebles de la propiedad. Esa transferencia fue la que se hizo vía una empresa sospechosa (por elección de Reys Silva, según Arribas), vinculada a la constructora Odebrecht y definida por la Justicia brasileña como “fachada” para el pago de coimas, lavado y evasión.

Ayer a la tarde, los voceros de Arribas difundieron ambos papeles. Y el lunes sus abogados los presentarán en Comodoro Py, en el juzgado de Rodolfo Canicoba Corral, a cargo de la investigación judicial contra el funcionario. Según explicó en un comunicado el jefe de la Agencia Federal de Inteligencia, recién ayer el comprador permitió que se diera a conocer su nombre.

La escritura del departamento, ubicado en Rua Diogo Jacome 518, barrio de Villa Nova Coceicao (el equivalente porteño de la Recoleta), fue firmada por ambas partes el 17 de diciembre de 2015. Pero Arribas sostiene que tanto el pago (1,5 millones de reales, o sea, casi 500 mil dólares), como la posesión de la propiedad (por parte de Reys Silva) se habían concretado en octubre de 2013. El director de la ex SIDE responsabilizó al comprador por el delay de más de dos años entre ambas fechas. Otra situación sospechosa alrededor de esta transacción.

Por demoras imputables al comprador, la firma de la escritura del inmueble se fue dilatando en el tiempo y cuando decidí trasladarme a la Argentina, le extendí un poder a mi contador”, explicó ayer Arribas. Al momento de firmar la venta, Macri ya había asumido la presidencia y había designado a su amigo al frente de la AFI.

En el documento exhibido por Arribas, en realidad figura una empresa como compradora: se trata de Orion Brasil Construcoes e Empreendimentos Imobiliarios LTDA-EPP (fundada en 2001, con un capital declarado actualmente de 200 mil reales). Es una constructora administrada por Pedro De Souza Reys, hijo del verdadero comprador, Atila Reys Silva. Según Arribas, el padre es quien habita el departamento desde 2013.

El otro papel difundido ayer es una nota escrita y firmada por el comprador, a pedido de Arribas. Si bien los abogados del funcionario macrista ya la habían presentado en el juzgado de Canicoba Corral (el viernes 27 de enero pasado), aquella vez lo hicieron con el nombre y el documento de Atila Reys tachados, supuestamente a pedido del comprador. “Declaro para los fines que corresponda que el 26 de septiembre de 2013 pagué en moneda extranjera la cifra de US$ 70 mil a Gustavo Héctor Arribas, por los muebles que integran el inmueble ubicado en Rua Diogo Jacome 518”, afirma el brasileño.

Este último pago es el único que reconoce Arribas, frente a las cinco transferencias que había denunciado el diario La Nación, junto al equipo peruano IDL-Reporteros. Según esa investigación, en 2013 un financista cercano a la constructora brasileña Odebrecht (investigada por pagar coimas millonarias) le giró a Arribas casi US$ 600 mil.

El director de la AFI negó cualquier vínculo con Odebrecht, pero admitió haber recibido US$ 70 mil por la venta de un inmueble en San Pablo, donde vivió durante ocho años. Días después de haber hecho esa declaración por escrito, Arribas se rectificó y aclaró que el pago había sido por la venta de los muebles del departamento: sillas, mesas, cortinas y cuadros. Primero se corrigió ante la Justicia; y el jueves  repitió esa versión en el Congreso, ante los diputados y senadores de la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia.

Ahora, tras estas presentaciones, Arribas apuesta a despegarse definitivamente del escándalo de Odebrecht. Para eso cuenta con el apoyo blindado del presidente Macri.